Mundo

Los populistas y la izquierda, más cerca de un acuerdo de Gobierno en Italia

Roma- Cuando la negociación parecía estancada, al límite del plazo para llegar a un pacto, el Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema) y el Partido Democrático (PD, de centro-izquierda), se acercaron ayer hacia una nueva alianza de Gobierno en Italia.

Así, las fuerzas que hasta hace semanas eran rivales acérrimas, podrían llegar hoy a un acuerdo para conformar una nueva coalición gubernamental luego de que se rompiera la unión con la Liga (extrema derecha) de Matteo Salvini. Ayer por la tarde, luego de que se reanudaran las reuniones, desde el PD admitieron que no existía veto alguno para la continuidad de Giuseppe Conte como primer ministro y así se dio por superado el principal escollo entre ambas formaciones.

El M5E había anulado ayer por la mañana una sesión de conversaciones con el PD exigiendo, antes de continuar, que la principal formación de izquierda validara oficialmente la renovación de Conte, considerado como próximo del M5E. “Esto no funciona. En el PD, todavía tienen las ideas confusas”, lanzó el M5E.

Sintiéndose fuerte con su amplia presencia parlamentaria (fue la fuerza más votada en las legislativas de primavera de 2018, cuando obtuvo el 32% de los sufragios), el M5E pretende hacerse notar en el reparto de ministerios con el PD. El jefe de los senadores del PD, Andrea Marcucci, criticó la cancelación in extremis de la reunión entre Conte, el jefe del PD Nicola Zingaretti, y el líder del M5S Luigi Di Maio, y acusó a este último de poner en peligro la potencial alianza por “sus ambiciones personales”.

La situación se apaciguó por la tarde, cuando tanto el PD como el M5E anunciaron una reanudación de las conversaciones. Dos delegaciones de parlamentarios se reunieron durante alrededor de hora y media para “trabajar en un documento común”. Andrea Marcucci se mostró optimista a la salida: “El trabajo es muy positivo, pero no ha terminado y continuará en las próximas horas”.

Stefano Patuanelli, jefe del grupo M5E en el Senado, habló igualmente de “un buen ambiente”, señalando que discutieron en profundidad puntos del programa con el PD y que se “volverán a ver” hoy.

Según las dos delegaciones, no se mencionaron nombres para las carteras ministeriales, después de que surgiera una pequeña polémica ayer sobre los presuntos deseos de Luigi de Maio de aspirar al sillón de ministro del Interior.

Según el entorno del jefe del PD Nicola Zingaretti, éste no se opone al mantenimiento del primer ministro Conte a la cabeza de un nuevo ejecutivo. Su condición sería que, en tal caso, al menos una de las dos vicepresidencias debería estar en manos del PD.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario