Mundo

Luego de la matanza, rechazan en El Paso la visita de Trump

El republicano tiene previsto ir hoy a esa ciudad, donde el sábado un hombre mató a 22 personas. Políticos locales sostienen que, con su discurso, ayudó a crear el odio que hizo posible la tragedia.

El Paso - Muchos habitantes de El Paso, sumidos en el duelo por la matanza del fin de semana, se oponen a la visita prevista para hoy del presidente estadounidense, Donald Trump, en medio de las dudas sobre su determinación para luchar contra el extremismo.

Fuera del supermercado donde ocurrió la matanza varias cruces recuerdan a las 22 víctimas. Poco a poco, el tributo improvisado de flores, globos, velas y banderas de Estados Unidos y México se hace más grande.

Trump visitará El Paso y Dayton, en Ohio, después de las matanzas que dejaron 31 muertos el fin de semana en un momento en que busca unificar el país contra el racismo y la ideología de los supremacistas blancos, en medio de las acusaciones de que él es una parte del problema.

Desde que Trump lanzó su campaña a la presidencia en 2015, en muchos de sus discursos dijo que los inmigrantes mexicanos son “violadores” que traen “drogas” y “crimen” a Estados Unidos y, en 2018, denunció las caravanas procedentes de Centroamérica como una “invasión”.

Antes de perpetrar la matanza, el atacante de El Paso denunció en un manifiesto en internet una “invasión hispana” en Texas.

Autoridades de México dijeron que ocho de los fallecidos y seis de los heridos son mexicanos.

“Yo culpo al presidente. Desde el momento en que llegó a la presidencia su retórica, el odio que tiene hacia las personas que tienen un color de piel diferente. No tiene derecho”, dijo Silvia Ríos, una habitante de El Paso que acudió a la vigilia.

El precandidato demócrata Beto O’Rourke, oriundo de El Paso, dijo que el presidente estadounidense ayudó a crear el odio que hizo posible la tragedia.

“No necesitamos más división. Necesitamos sanar. Él no tiene espacio aquí”, afirmó O’Rourke.

Para la congresista por Texas Verónica Escobar, Trump y su equipo deberían “considerar el hecho de que sus palabras y sus acciones han jugado un rol en esto”.

“Desde mi perspectiva, él no es bienvenido aquí”, dijo Escobar a la cadena MSNBC, y agregó: “No debería venir aquí, estamos en duelo”.

El alcalde de El Paso, Dee Margo, dijo al anunciar la visita que tenía que recibir al presidente porque era su obligación.

La asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway acusó a los demócratas de politizar la tragedia. “El presidente está tratando de congregar al país, de sanar esta nación pero también de ofrecer propuestas concretas sobre cómo avanzar como nación”, dijo.

El presidente de la delegación del Partido Republicano en el condado de El Paso, Adolpho Telles, defendió la visita de Trump, pero dijo que el presidente necesitaba ser más cuidadoso con su lenguaje. “Su retórica no es siempre la que debería ser”, dijo Telles a la cadena CNN.

El lunes, Trump dijo en un discurso solemne que condenaba el racismo y la ideología de los supremacistas blancos, pero insistió en que las enfermedades mentales son la principal causa de las matanzas con armas de fuego en Estados Unidos. Sus comentarios no aplacaron las críticas en El Paso.

Por otra parte, Trump replicó ayer las críticas veladas de su predecesor Barack Obama, quien había dicho que la retórica de los líderes estadounidenses es parte del problema. “Durante el reino del presidente Obama hubo 32 tiroteos masivos. No mucha gente dijo que Obama está fuera de control”, sostuvo ayer el republicano.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora