Política

Macri activa sesiones ante Congreso tenso y con aroma electoral

Legisladores oficialistas esperan que el Presidente dé explicaciones sobre los intentos del Gobierno para solucionar los descalabros estructurales recibidos y los intentos de soluciones, que a su vez desembocaron en la crisis cambiaria del año pasado. Aliento al déficit cero. Arenga en Olivos anoche pese a baja expectativa de trabajo legislativo para 2019.

Mauricio Macri activará hoy un nuevo período de sesiones ordinarias, último que le tocará en su actual mandato. El presidente realizará anuncios sobre seguridad, infraestructura realizada en diferentes campos y el avance del federalismo, aunque legisladores oficialistas esperan que el jefe de Estado dé explicaciones sobre la crisis cambiaria del año pasado, sus consecuencias y los intentos de solución relacionados con el déficit cero, en medio de su ya blanqueado proyecto reeleccionista.

Anoche, Macri dio la clásica arenga en Olivos a legisladores de Cambiemos. De cara a la actividad parlamentaria, la sensación que corrió por los pasillos en los últimos días fue de desazón, ya que las primeras señales que aportó el cristichavismo en Diputados y en el Senado no fueron para nada auspiciosas. Tampoco aportaron indicios de querer sesionar el massismo y el peronismo, excepto para la única ley que importa en este momento: la de financiamiento político, que también será solicitada por el Presidente.

El inicio del año judicial para Cristina de Kirchner llenó de virulencia a ambos bloques del Frente para la Victoria. A las ya tradicionales lluvias de cuestiones de privilegio que solicita el camporismo en Diputados se sumó lo ocurrido anteayer en el Senado, donde se llevó al recinto la investigación del juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sobre extorsiones que rozan al fiscal de la causa de los “cuadernos-coimas”, Carlos Stornelli. El Ejecutivo también aportó lo suyo al gatillar, en período estival, el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del régimen de extinción de dominio, que busca recuperar bienes de la corrupción, narcotráfico y trata de personas, entre otros delitos.

Además, legisladores opositores, pero sobre todo de Cambiemos, deslizan las desgracias que genera Casa Rosada en el Congreso al lanzar temas sin consulta previa o empujar hacia el recinto temas sin consenso, como ocurrió a fines del año pasado con la ley antibarras. En plena disputa se borró el ministro de Justicia, Germán Garavano, y dejó en soledad a su par de Seguridad, Patricia Bullrich, y a la titular de la comisión de Legislación Penal de Diputados, la radical Gabriela Burgos.

Esas tropelías de Garavano podrían derivar hoy en una nueva situación de demora, si es que Macri no decide anunciar el envío rápido del proyecto de nuevo Código Penal. El problema que anuncian en usinas parlamentarias es la reactivación de la discusión sobre el aborto, que generó lesiones aún no curadas en el interbloque Cambiemos.

Con respecto a la economía, desde Casa Rosada preparan anuncios de reactivación y fomento a la producción pese a los pésimos números del año pasado. El peronismo está interesado en esta cuestión y ya presentó algunos proyectos para acelerar sesiones antes que la campaña electoral silencie al Congreso.

Por otra parte, la inserción al mundo y la realización del G-20 el año pasado en Buenos Aires estarán presente en el discurso presidencial, que sería realizado en menos de una hora y en un recinto de Diputados al que asistirán, como todos los años, algunos gobernadores, ministros nacionales y representantes de la Corte Suprema de Justicia.

“El Gobierno tiene que explicar en qué situaciones se llegó al poder y alentar cambios para dar un salto de calidad. Es decir, debatir, organizarse mejor y resolver los problemas. De cara a la campaña, tenemos que leer que los grandes opositores que estaban dispersos ya han superado el prejuicio de los cuadernos y los arrepentidos. A ellos sólo les falta poco tiempo para salir a decir que la causa fue armada en base a fotocopias”, reconoció a Ámbito Financiero un legislador top de Cambiemos antes de ingresar a la residencia oficial de Olivos para ver al presidente junto al resto de los senadores y diputados oficialistas.

Allí, el jefe de Estado realizó un nueva arenga a su tropa junto a otros funcionarios y deglutieron entre todos una variedad de tentempiés. “No dio precisiones sobre temas que mencionará, pero sí que tenemos un país con una infraestructura distinta de la que recibimos y otra relación con el mundo. Que tengamos confianza y coraje en lo que estamos haciendo”, señaló uno de los presentes en Olivos a este diario.

Anoche, el Senado informó que Macri modificará el tradicional recorrido de ingreso al recinto de Diputados: no lo hará en línea recta por el salón Azul ya que el mismo está en trabajos de refacción.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario