Política

Macri cerró en Córdoba: "No caigamos en escuchar a los que destruyeron a la Argentina"

"Los problemas son más profundos de lo que imaginamos. Lleva tiempo resolverlos, pero no nos equivocamos cuando dijimos que el cambio es posible", aseguró el jefe de Estado. Fuerte apuesta por el balotaje.

Mauricio Macri cerró anoche su campaña en Córdoba, el distrito más fiel durante las PASO del 11 de agosto pasado -en cuanto a votos- junto a la Ciudad de Buenos Aires. Allí, acompañado por su candidato a vice, el senador peronista Miguel Pichetto y el experimentado diputado radical Mario Negri, el Presidente pidió no caer “en escuchar a los que destruyeron a la Argentina” ante una multitud que copó todas las calles y avenidas aledañas al shopping Patio Olmos, de la ciudad capital.

“Somos una enorme mayoría que durante muchos años estuvimos en silencio, con miedo, mirando política de lejos, y eso fue un enorme error y dejamos un espacio vacío que fue ocupado por aquellos que se creyeron dueños del Estado y se animaron a decir ‘vamos por todo’. También trataron de ir por nuestra libertad”, recordó Macri durante su discurso.

Además, el Presidente dejó claro que “llegar hasta acá costó más y los problemas eran más profundos de lo que imaginamos”. En esa línea, destacó: “Lleva tiempo resolverlos, pero no nos equivocamos cuando dijimos que el cambio es posible, que la potencialidad es infinita. Se puede gobernar sin necesidad de generar odio y miedo. Se puede tener una política social sin clientelismo, devolviéndole libertad a la gente. Se pueden construir obras sin corrupción”.

En una clara apuesta al futuro inmediato, y tras resaltar la “energía” durante las marchas del “Sí se puede” que realizó por 30 ciudades de todo el país, Macri dijo: “Tenemos una parada más el 27 -de octubre- y el 24 de noviembre -fecha ante un eventual balotaje- para consolidar el cambio y la historia para siempre”.

Sobre el final, y junto a la primera dama, Juliana Awada -le cantaron el cumpleaños a Pichetto, quien minutos antes había deslizado que a una cierta edad no se cumplen más años-, el Presidente abrazó una bandera argentina y cantó con su esposa, su candidato a vice y Negri el Himno Nacional.

“Vamos a tener que seguir enfrentando desafíos, pero traer a los mismos del pasado no va a ayudar en nada. Ahí hay promesas de los que nos defraudaron, ahí hay abuso, los privilegios que defienden con mentiras y patotas”, manifestó Macri.

PAG11-SISEPUEDE-01-REUTERS.JPG

Guardia de honor

Los años en el Congreso no pasaron desapercibidos en Negri y Pichetto, quienes fueron ovacionados en los discursos previos al del Presidente. “¿Saben qué? En el Gobierno de Macri por primera vez no se escondió nada. En estos tres años y medio volvió el Indec; ellos -en referencia al kirchnerismo- decían que había menos pobres que en Alemania, que no había inflación, pero lo que no podían esconder era la corrupción con la que inundaban el país”, disparó el diputado cordobés.

Como si fuera poco, Negri agregó: “Ellos no pueden seguir hablando como si estuvieran siempre llegando. Se creen dueños de la historia y me hace acordar a un debate parlamentario donde en estado casi de calentura dije lo que todos ustedes piensan, que es que no fueron, no son y no serán dueños de la historia, sino el pueblo que la construye”.

Minutos después, Pichetto fue lapidario y apuntó al sector chavista que abraza al presidenciable kirchnerista, Alberto Fernández. “Vamos a proponer la salida por el lado del trabajo, no como el candidato opositor, haciendo apología de la pobreza o del hambre. Seremos el paradigma del crecimiento con empleo e integración al mundo, con Brasil y no con la Venezuela de -el dictador, Nicolás- Maduro o -la marxista- Cuba”.

Pichetto también expresó que desde Juntos por el Cambio no se quiere “reformar la Constitución para tener más poder, como sostienen hombres muy cercanos a Cristina -de Kirchner, candidata a vice de Fernández y quien decidió que el exjefe de Gabinete ocupe el primer lugar del ticket- para dominar el Poder Judicial”.

Luego, el senador peronista aseveró: “No queremos la patria de -el piquetero papal Juan- Grabois, no queremos una reforma agraria, porque la Argentina tiene potencia agropecuaria que hay que defender. No queremos la violencia como hoy -por ayer- a la tarde en San miguel de Tucumán, donde se han golpeado con palos y con una violencia de manera impune y de cara a la sociedad”.

Una ovación mayor se ganó Pichetto cuando recordó que la expresidenta “abandonó a Córdoba en momentos difíciles”. Se refirió a los paros policiales -y posteriores saqueos- que se dieron en varias provincias. “Nunca vino a dar la cara y a pedir disculpas”, sostuvo el legislador, que además confió que el presidenciable K “vino a apretar al gobernador -justicialista y reelecto, Juan Schiaretti-, pero Córdoba no se arrodilla ante nadie”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario