Edición Impresa

Macri cortó cintas del nuevo Pampa III

Sin resolver la controversia por la vida útil de un explosivo que forma parte del sistema de escape del piloto.

Dos semanas después de haber cancelado una visita a la Fábrica Argentina Aviones (Fadea), el presidente Mauricio Macri pasó ayer unos minutos por la planta y cortó las cintas en la presentación del nuevo avión IA-63 Pampa III. Ya en campaña, la agenda principal de Macri en Córdoba estaba prevista en villa Carlos Paz, el motivo: revalorizar el turismo como un motor de la economía y generador de puestos de trabajo. “Seguimos sumando emociones. Esto se anunció muchas veces, pero ahora es una realidad. Pronto estas maravillas estarán ayudándonos en la lucha contra el narcotráfico”, dijo Macri señalando los aviones de pintura reluciente. “Sentimos que es el renacimiento de esta fábrica que es un orgullo de los cordobeses” “Se dijo durante muchos años que íbamos a ver volar decenas de aviones y ninguno voló, ningún avión despegó, se gastó de más se despilfarró, dijo en alusión al gerenciamiento del kirchnerismo.

La visita del jefe de Estado a la fábrica, movilizó al management, Fernando Sibilla, exvicepresidente de FAdeA y ahora encargado de nuevos negocios internacionales, licenciado en Relaciones Institucionales, gastó el teléfono en búsqueda de quórum para el palco de invitados. El gobernador Juan Schiaretti no asistió, en su representación fue el presidente provisional de la Unicameral, Oscar González.

Después de años de espera, -los últimos aviones entregados datan de 2008, en su versión Pampa II y en los años posteriores solo se remotorizaron los aviones en dotación con la turbina Honeywell TFE731-40-2N-, las primeras tres células de serie (AV 1028, AV 1029 y AV 1030) se presentaron ayer en la última versión desarrollada, el IA-63 Pampa III.

De esos tres aparatos, el único listo a ser entregado a la Fuerza Aérea es el AV 1029 matrícula E-824, los dos restantes AV 1028 matrícula E-823 y AV 1030 matrícula E-825 continúan sometidos a pruebas de mecanismos en particular en el sistema de frenos. Además, está vencida la vida útil de un cordón explosivo de la cúpula de la cabina (identificación en inglés, Severance Assy) que forma parte del sistema de escape del piloto, asunto que Ámbito Financiero publicó en la edición del 9 de noviembre pasado. El mecanismo, -un explosivo-, permite la evacuación rápida de los pilotos en tierra mediante la fractura instantánea del “plexiglass” cuando por alguna falla no se abre la cabina. Es vital frente a incendios de cabina, desvanecimientos de los pilotos u otros incidentes conexos.

Una nota archivada en la oficina 6-67 del piso 6ª del edificio Cóndor correspondiente a la Dirección General de Material a cargo del brigadier Sergio Larsen muestra la novedad en la flota de aviones Pampa, tanto en los nuevos salidos de serie cuanto en los anteriores Pampa II.

Fechada el 6 de noviembre y firmada por el comodoro Julio Ajub, director general de Aeronavegabilidad Militar Conjunta (DIGAMC), el texto de dos carillas dice en su párrafo medular: “Elevo el presente al Sr. Director General con el objeto de informarle que encontrándose el suscripto en FADEA S.A. (2 de noviembre del corriente) con un equipo de trabajo de la DIGAMC con el objeto de revisionar la documentación de fabricación del Avión Nº Serie 1029 y análisis del problema en el sistema de freno del Avión Nº Serie 1028 se me informó por parte de personal de FADEA S.A., sobre la novedad surgida con el vencimiento de los Nros. de Parte 51370-1-2 Severance Assy que equipan el Sistema de Fragilización de Cúpula de las Aeronaves Pampa II y III”. “El Fabricante fija la vida útil de esos elementos en 4 años en estantería o 3 años montados en la aeronave, lo que suceda primero”. “Estos vencimientos no coinciden con los expresados en la Circular Técnica FA 11P-SSAA-CT-2 Revisión de 23 de septiembre de 2011 de la DGM-DMM” (n.r. se trata de una circular técnica de la Fuerza Aérea) “Tampoco coinciden con lo expresado en el Manual IA-63 Pampa II-III. Setiembre de 2013 del fabricante FAdeA”. “Ambos documentos asignan a estos elementos un vencimiento calendario de 8 años montados”.

El informe del comodoro Ajub dejó en blanco sobre negro la controversia entre lo establecido por el fabricante y lo consignado por la fuerza para la vida útil del explosivo. La diferencia en los plazos dejó en tierra por dos días a todos los Pampa. Por decisión del jefe aeronáutico Enrique Amrein y tras una prueba de laboratorio; hasta el momento sin aval del fabricante, UTC Aerospace System; se extendió el lapso de vencimiento del explosivo y los aviones retornaron a la operatividad. Un folletín redactado por el brigadier Fabián Otero secretario general de la fuerza fue distribuido a todos los aviadores dando cuenta de que se testearon diferentes lotes fabricados en 2006,2009 y 2014 y “conservan su estabilidad química y capacidad de explosión”. Esfuerzo tranquilizador que no alcanza, el mundo aeronáutico se rige por normas estrictas, los atajos cuestan vidas. FAdeA más previsora colocó una orden de compra que solucionaría los vencimientos de los aviones fabricados, los cordones explosivos llegarían en noviembre de 2019.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario