Edición Impresa

Macri enfrenta el "estigma" del apellido en la boleta 2017

ARENGA DE CAMPAÑA PARA LAS LEGISLATIVAS - Junto a Vidal y a Durán Barba reunió a los 71 intendentes bonaerenses de Cambiemos en Vicente López. El complicado camino de su primo Jorge hacia la candidatura a senador.

Jorge Macri avanzó ayer un nuevo casillero hacia la candidatura a senador nacional en la provincia de Buenos Aires. Pero el camino es largo y con final incierto. El intendente de Vicente López fue anfitrión de Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y 70 jefes comunales del oficialismo en un Foro de Cambiemos donde el Presidente, y el consultor Jaime Durán Barba advirtieron que "la llegada del cambio se definirá en las próximas elecciones".

Macri primo acumula indicios a su favor. Se reúne una vez por mes con Durán Barba en su departamento de Recoleta para perfeccionar estrategia y discurso electoral. El Presidente lo recibe en Casa Rosada y lo sienta a su lado. Sin embargo, su candidatura no está firme ni decidida. Carga con el "estigma" del apellido Macri asociado al pasado empresario de la familia, a SOCMA, el mismo que Durán Barba intentó invisibilizar convirtiendo al actual jefe de Estado en "Mauricio". Ayer, el consultor ecuatoriano volvió a poner a Vidal como ejemplo: "María Eugenia es el cambio, es un caso de éxito. Nadie confiaba en que pudiera ser gobernadora porque era la única nueva en política, la distinta. Justamente eso la llevó a ganar".

Por eso Macri primo carga con un obstáculo adicional a su apellido: al igual que cualquier otra figura de Cambiemos, no garantiza por ahora -al menos en las encuestas- un triunfo del oficialismo en el principal distrito electoral del país. En ese contexto, en Casa Rosada, y también en La Plata, se preguntan cuál sería el beneficio de volver a instalar la marca Macri, más aún ahora con una denuncia que apunta al ex Correo Argentino de Franco Macri, en una campaña donde el oficialismo se podría exponer el apellido a una derrota ante Cristina de Kirchner, Florencio Randazzo o incluso Sergio Massa.

Si "el cambio todavía no se instaló" en la provincia de Buenos Aires, tal cual advirtieron ayer el jefe de Estado y Durán Barba, poner en juego el "estigma" Macri tal vez no sea la mejor estrategia, justo cuando brilla en la opinión pública la marca "Vidal". Sacar a jugar al primo Jorge no sólo reflotaría el pasado empresario del Presidente en plena campaña, podría atentar contra el "cambio" y hasta salpicar la gestión Vidal en Buenos Aires. En principio, tiene más costos que beneficios.

"Lo peor que nos puede pasar es perder el apoyo de la gente porque no dimos la batalla del cambio que habíamos comprometido. Eso es lo que no nos van a perdonar", afirmó el Presidente ante los 71 intendentes de Cambiemos. El Presidente también reclamó más gestión y advirtió sobre la importancia de "reducir el déficit fiscal y transformarlo en superávit para la inversión". "Es un camino de mucha batalla, que no es lindo, porque aquellos que afectás te rodean la oficina y el municipio y te vuelven loco", explicó. "Ya te votaron y te dijeron 'bueno, te voté porque pensé que tenías lo que hay que poner sobre la mesa para arreglar este tema, no me vengas a llorar, hacete cargo y da la batalla'...", subrayó el Pesidente.

Vidal aprovechó para colar el conflicto docente y se quejó de la "hipocresía" de las gestión de Daniel Scioli ya que, consideró, "hizo que la matrícula pública perdiera 50.000 chicos". Y les pidió a los jefes comunales presentes en el Foro de Cambiemos "hacerse cargo de la verdad y de tomar decisiones que nadie quería tomar".

El secretario de Vivienda y Hábitat del Ministerio del Interior, Domingo Amaya, fue el encargado de destacar la importancia de la obra pública en el año electoral: "La Argentina está viviendo el proceso de cambio que tanto necesita y la provincia de Buenos Aires es un faro muy importante". Uno de los intendentes "estrella" del PRO, Martiniano Molina, resaltó la trayectoria de Jorge Macri, el intendente anfitrión, como "una persona de confianza que ha demostrado una capacidad enorme para hacer política". El intendente de Quilmes agradeció además a Vidal el apoyo permanente a su gestión. "Es una gran líder, siempre acompañando y ayudando a todos, especialmente a los que somos nuevos en la política".

De la reunión participaron la mayoría de los 71 intendentes de Cambiemos en la provincia, entre ellos Jaime Méndez (San Miguel), Néstor Grindetti (Lanús), Julio Garro (La Plata); Héctor Gatica (Bragado); Héctor Gay (Bahía Blanca); Diego Valenzuela (Tres de Febrero); Martín Yeza (Pinamar); Cecilio Zalazar (San Pedro); José Zara (Patagones), Pablo Zubiaurre (Ayacucho); Ezequiel Galli (Olavarría); Roberto Palacio (Coronel Suárez) y Claudio Rossi (Rojas). Además, estuvieron el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco y el subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales bonaerense, Alex Campbell.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario