Política

Macri festeja tras el cierre: la astronomía y el "MAP effect"

El Gobierno aún no tiene números sobre el impacto que tuvo el cierre de listas en los votantes, pero festeja datos.

Los operadores del mercado porteño se pasaron el fin de semana festejando un informe de Merrill Lynch como hacia tiempo no se veía. El dato se cruzó de chat a chat y el título del banco de inversión (que como toda entidad de ese tipo antes que nada protege a sus clientes) le metió gancho a todo el mercado: “Argentina, los planetas se alinean casi perfectamente”, pronostica con un tono de irresistible seducción financiera.

Dentro de ese informe hay mas política que economía para alimentar la euforia local. Desde el exterior aportarían a la alegría local la baja de tasa en Estados Unidos y los indicios de calma que en el mismo sentido vienen desde la Fed, la mejora en el precio de los commodities y el alivio económico que comienza a sentir Brasil, con revaluación del real incluida. A esos datos, conocidos por el mercado, se suma la visión que Nueva York tiene del proceso político argentino y eso si levantó la euforia en Buenos Aires.

Así en Estados Unidos ya se habla del “MAP effect”. Es un recurso habitual entre los operadores del mercado estadounidense nombrar a ciertos procesos relevantes con una marca registrada.De ahí que se describan con ese nombre las bondades para Macri de haber incorporado a Miguel Pichetto (Ángel es su segundo nombre) en la fórmula presidencial. Asumen que esa decisión abre las puertas a una coalición de gobierno que suma al peronismo y garantiza así que en el futuro se lleven adelante las reformas necesarias. El segundo beneficio interno que ven los banqueros es la liberación de los fondos del FMI para intervenir en el mercado de cambio si hace falta y en último lugar la tranquilidad que les trajo que (en último caso) aunque se produzca un triunfo del kirchnerismo en octubre no sea Cristina de Kirchner sino Alberto Fernández quien este a cargo. Por lo menos ven esa opción con un nivel de peligro más manejable que un desembarco K puro.

Ese mix político-económico que se describe desde Nueva York tuvo en los últimos días algunos correlatos en la política local.

Aún no hay indicios sobre el verdadero efecto que podrá tener la estrategia de negociar que gobernadores peronistas no kirchneristas lleven la boleta corta, ni cuanto terminará impactando en el electorado la tranquilidad que se ve desde hace mas de un mes en el mercado del dólar. El Gobierno recién tendrá mediciones sobre el impacto de los cierres de listas y esas realidades a fines de esta semana. Por ahora lee mediciones que lo entusiasman.

En los últimos 15 días la imagen positiva de Macri mejoró; lo hizo en distintas dimensiones pero en casi todos los casos en el mismo sentido. No es un secreto que los argentinos miran mas al dólar que a cualquier otra variable. Hasta la inflación perdonan si el billete esta tranquilo. Todos saben, con cierta sabiduría, que el dólar en alza siempre trae mas inflación. Deberían recordar el viceversa en esto se aplica en esto con rigurosidad. Como sea, el aire cambio para el Gobierno en estos días, a pesar de las múltiples heridas que dejó el cierre de listas. Ninguna de ellas, de todas formas, parece complicar al grupo. Por unos días el Gobierno estará lejos: Macri, Marcos Peña, Nicolás Dujovne y Fulvio Pompeo circularán por París, China, el G -20 japonés y hasta Indonesia. Cuando vuelvan tendrán de Durán Barba los primeros números para medir esta nueva etapa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario