Política

Macri-Pompeo: la sociedad perfecta

El Gobierno tiene listo el decreto para declarar a Hezbollah como organización terrorista. Se alinea así, con la estrategia de EEUU.

No habrá cambio alguno en la política exterior argentina en los próximos días, ni siquiera en medio de la campaña. Todo lo contrario: Mauricio Macri ya tiene listo el decreto para declarar organización terrorista a Hezbollah y el anuncio final se hará la semana próxima cuando la AMIA recuerde el 25° aniversario del atentado a esa institución en el que Irán está colocado como principal implicado. Ese decreto, en lo técnico-legal, creará un Registro Nacional de Personas y Organizaciones Sospechosas de Terrorismo, algo que el kirchnerismo siempre se negó a pesar de no querer irritar a los Estados Unidos con el tema. Como decisión política coloca a la Argentina en asociación mas directa que nunca con la estrategia de Estados Unidos.

El movimiento se activó para estar simultáneo con la llegada del secretario de Estado de Donald Trump, Mike Pompeo, en la que es quizás su visita más estratégica al país, tanto por el momento político de la Argentina como por los intereses de Washington y no solo en el tema terrorismo, sino también por la guerra comercial con China. Al avanzar sobre Hezbollah el Gobierno no solo define un castigo hacia Irán (emblema de la responsabilidad sobre el atentado a la AMIA, de los acuerdos investigados en la Justicia con el gobierno de Cristina de Kirchner y de una sociedad peligrosa con Hugo Chavez y Nicolás Maduro), sino que deberá precisar en qué medida queda impactado tambien el Líbano.

Listado

Todo va en el mismo sentido. Pompeo guío la lapicera de Trump hace una semana para colocar dentro de la lista de organizaciones terroristas que sostiene EE.UU. a la Armada para la Liberación de Baluchistan, una de las entidades administrativas de Pakistan.

Es un movimiento similar al que hará ahora Macri con Hezbollah y por el que se coloca dentro de una campaña radicalizada de Estados Unidos contra el terrorismo en la que no todos aceptan entrar de buena gana. Por ejemplo, Gran Bretaña recién tomó la misma decisión que ahora efectivizará la Argentina con Hezbollah en febrero pasado

En Juntos por el Cambio el tema lejos de provocar alguna irritación, parece unificar criterios. El votante de Macri claramente rechaza la tibieza en el combate al terrorismo. El candidato a vicepresidente, Miguel Pichetto, ayer visitó la DAIA y se reunió con su presidente, Jorge Knoblovits. A él le anunció que el decreto sobre Hezbollah estaba listo.

Todo de complementará con la llegada de Pompeo, que estará en el país y aunque se cree que no participará personalmente en el acto por el 25° aniversario del atentado a la AMIA, si pondrá presencia en el seminario sobre terrorismo que se organiza en la Argentina y en un acto cerrado en la plaza seca del edificio de la mutual judía junto a Jorge Faurie y Ariel Eichbaum.

En ese momento el país quedará, como quiere Macri, en el centro de la escena. Pompeo es la apuesta mas grande posible dentro de los guiños de asociación con EE.UU., el país al que se debe toda la asistencia financiera que el FMI dispuso.

Y Macri lo hace en el tema que mas lealtad pide Washington a sus amigos: el combate al terrorismo.

Todo sucede, además, en momentos que la tensión con Irán se multiplica en el estrecho de Ormuz, el paso por donde sale del mundo árabe el 30% del petróleo que consume sobre todo Asia. El problema para Washington no es el bloqueo a ese petróleo, sino el efecto que produce en la disparada del precio el barril.

Una coincidencia final: ayer el buque “The British Heritage” fue interceptado por fuerzas iraníes cuando salía del golfo Pérsico justo en medio del estrecho de Ormuz. Los británicos, que igual que EE.UU, patrullan la zona, intervinieron con la fragata HMS Montrose y tras cruces verbales de navío a navío los iraníes se retiraron. La Montrose es recordada en estas costas por su actividad de vigilancia en Malvinas y hasta se hizo famosa cuando en el 2012 Perú suspendió una visita protocolar que iba a hacer la nave a ese país, porque el Gobierno y los ciudadanos de Lima se negaron a recibirla en solidaridad con el reclamo argentino sobre las islas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario