Edición Impresa

Macri: “Sin Cambiemos, la tormenta hubiera generado una crisis como la de 2001”

El Presidente reconoció errores propios y alentó a más de 800 funcionarios que se reunieron ayer. Buscó mostrar solidez política de su alianza.

Mauricio Macri produjo ayer otra foto para hacer valer que su gestión no mermó el sostén político y que hay paz en la coalición gobernante. Al menos de eso se trataron las alocuciones (no todas) en el Centro Cultural Kirchner, donde se reunió el Gabinete ampliado del macrismo, unos 800 funcionarios, que escucharon al Presidente. También habló el radical Mario Negri en la misma sintonía, mientras que Gabriela Michetti optó por leer un libro de la India, con referencias al budismo.

Así, Macri consideró ante su tropa que su Gobierno "cometió errores propios" pero que "sin Cambiemos , la tormenta hubiera generado una crisis como la de 2001" en el país.

"Sin Cambiemos en el Gobierno, esta tormenta hubiese destruido hasta el último cimiento de la Argentina como pasó hace 17 años...", dijo Macri y que "eso no pasó" porque hay un Gobierno "con una convicción clara y que tiene un vínculo muy fuerte con el mundo".

"Nunca en su historia la Argentina ha tenido este nivel de apoyo político de los principales países del mundo", resaltó Macri y dijo que ese apoyo "se va a ratificar en noviembre, en la cumbre del G-20" que se realizará en Buenos Aires.

El Presidente también destacó que"el mundo dijo que la Argentina es un faro en América latina que tenemos que fortalecer", y aludiendo a las elecciones venideras alentó a mantener ese rumbo que "es algo que tiene que decidir esta sociedad" y que "es un momento de quiebre de los últimos 70 años".

"Estamos yendo hacia el futuro, hacia un futuro mejor para todos los argentinos, así que a levantarse, a trabajar y a transmitir eso", cerró Macri.

También hablaron en el CCK Marcos Peña; los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Producción, Dante Sica, y los jefes de los bloques de senadores de Cambiemos, Luis Naidenoff y el de diputados, Mario Negri.

"Cambiemos goza de buena salud", arengó Negri y dijo que la actual "no es la primera crisis que atraviesa la Argentina".

El radical fue efusivo y le cedió luego la palabra a Peña, quien pidió, en tono de chanza, no volver a hablar después de Negri, resaltando el entusiasmo que le imprimió el legislador.

Para Peña también el Gobierno habría cometido errores. "Por ahí cometimos el error de transmitir la convicción de que las mayores dificultades habían pasado o que esta tarea era fácil. Y esto va para largo plazo, no hay necesariamente un punto de llegada", confió el funcionario y pidió tener "perspectiva" ante la crisis y "mirar en la película y no las fotos".

En otro sentido, el jefe de Gabinete pidió acostumbrarse "a la escasez que implica bajar a tierra y a la realidad, y administrar un Estado con austeridad", mientras que, pese a las dificultades dijo que "el rumbo del cambio goza de un fuerte apoyo" y "el 40% de argentinos hoy sigue diciendo que apoya a este Gobierno".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario