Mundo

Macron busca un deshielo entre la UE y la Rusia de Putin

Los dos presidentes comenzaron un diálogo tras años de tensiones. Coincidieron en hallar una solución a la crisis ucraniana, pero mantuvieron sus discrepancias por Siria y la represión a los opositores al Kremlin.

París - El presidente francés, Emmanuel Macron y su par ruso, Vladímir Putin, multiplicaron ayer los gestos de buena voluntad para distender las relaciones entre Rusia y Europa, particularmente sobre Ucrania, pero no eludieron sus desacuerdos sobre Siria o los derechos humanos.

Macron instó a que se celebre una cumbre cuatripartita (Francia, Rusia, Alemania, Ucrania) “en las próximas semanas” sobre este conflicto que envenena las relaciones entre Moscú y Europa. “Hay una oportunidad real de poner fin al conflicto que comenzó hace cinco años”, dijo en una conferencia de prensa, antes de que ambos mandatarios se retiraran para discutir a puertas cerradas.

Macron pidió un acercamiento entre la Unión Europea (UE) y Moscú, y un retorno a la “confianza” en un orden internacional “recompuesto”.

A pesar de “los malentendidos de las últimas décadas, Rusia es profundamente europea y creemos en esta Europa que va de Lisboa a Vladivostok”, afirmó.

En un gesto simbólico, Macron también anunció que viajará a Moscú en mayo de 2020 para asistir a las celebraciones del 75º aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi.

Putin expresó un “optimismo cauteloso” tras mantener contactos con el nuevo presidente ucranio Volodimir Zelenski. “Hay cosas que merecen ser discutidas”, respondió a la propuesta francesa.

Los dos líderes no ocultaron sus diferencias sobre Siria, donde Rusia apoya militarmente al dictador Bashar al Asad en sus esfuerzos por reconquistar territorios controlados por rebeldes moderados e islamistas desde el comienzo de la guerra civil en 2011.

Macron expresó su “profunda preocupación” por el bombardeo por parte de las fuerzas del régimen en la región septentrional de Idleb (ver pág. 21), en Siria, y dijo a Putin que era “urgente” que entrara en vigor un alto el fuego.

Pero el mandatario ruso ignoró el llamamiento del presidente francés. “Apoyamos los esfuerzos del ejército sirio para eliminar a las amenazas terroristas”, señaló tajante.

Cuando se le preguntó sobre la represión de las manifestaciones a favor de la democracia en las últimas semanas en Rusia, Putin muy hábilmente respondió refiriéndose a la violencia que marcó algunas de las manifestaciones de los “chalecos amarillos” en Francia. “No queremos una situación similar”, dijo.

Macron recibió a Putin en el fuerte de Bregançon, en la costa mediterránea de Francia, pocos días antes de recibir a los líderes mundiales, entre ellos al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la cumbre del Grupo de los Siete (G-7) que se celebrará en Biarritz del 24 al 26 de agosto.

Rusia fue excluida del G-8 en 2014 después de que se apoderara de la península ucraniana de Crimea, una anexión no reconocida por la comunidad internacional.

La anexión fue seguida de una guerra en el este de Ucrania entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas respaldados por Rusia, que hasta ahora se ha cobrado más de 13.000 vidas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario