Espectáculos

"Magalí", o lo ancestral que regresa

Esta historia tiene unos pocos personajes y se cuenta con mínimos elementos, pero dice algo, quizá más bien sugiere, acerca de migraciones, cambios de pensamiento y tradiciones. Los personajes básicos son una madre y un hijo. Ella es una mujer del interior, enfermera en Buenos Aires. Cálida en su trabajo con los ancianos, solitaria en la pensión donde vive, y donde no hay quien se compadezca. Él es un chico fuerte, díscolo, criado con la abuela en las afueras de un ínfimo caserío de la Puna. Ahora la vieja se murió y la enfermera vuelve, haciendo un largo viaje para despedir a su madre y ver qué hace con el niño.

Se lo quiere llevar, no imagina otra opción, pero él siente que es de ahí, y además tiene un deber que cumplir con la pequeña comunidad. Un puma ronda por las noches y se va comiendo las llamitas y las cabras. Un hombre al que llaman “el secretario” y anda siempre en camioneta quiere cazarlo. El niño, en cambio, quiere llevarle una ofrenda según las viejas costumbres, como hacía su abuela, en lo que parece ser una obligación familiar que la madre rechaza.

Por ahí van los conflictos, enlazados. Se los expone de un modo escueto, en una forma narrativa que es de uso actual cuando faltan los medios, y acaso la experiencia, pero sobran las ganas de decir algo. El resultado es interesante, y un par de escenas incluso pueden conmover. Autor, el debutante Juan Carlos DiBitonto, siguiendo, acaso sin saberlo, las búsquedas y los hallazgos de Sergio Mazza (el artista, con doble zeta, no confundir). Protagonista, Eva Bianco, que por este papel se consagró Mejor Actriz en el reciente Festival de Cine de Jujuy, donde la película ganó los premios de Cronistas y del Público.

  • S.

“Magalí” (Argentina, 2019); Dir.: J.C. DiBitonto; Int.: Eva Bianco, G. Contreras.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario