Magistratura: abren negociación, pero se complica acuerdo

Edición Impresa

Con fuertes críticas hacia la Corte Suprema el ministro de Justicia, Martín Soria, defendió ayer el proyecto que modifica la integración del Consejo de la Magistratura, iniciativa ya fue aprobada por el cristinismo en el Senado que aún no suma votos necesarios en la Cámara baja.

Durante el plenario de las comisiones de Justicia; y de Asuntos Constitucionales, Soria dejó claro que el texto que vino del Ejecutivo y fue retocado por el Senado “es un proyecto que está totalmente abierto para discutirlo, para que diputados y diputadas puedan incorporar aportes y consideraciones”.

La opción ofrecida por el ministro no descomprimió a la oposición, que se muestra reticente en cuanto a modificar la iniciativa. El problema principal es, además de las cuestiones de forma y fondo, que el cristinismo podría insistir con la versión original en el Senado si la Cámara baja no aprueba los eventuales cambios con dos tercios de los votos.

El proyecto del oficialismo eleva de 13 a 17 el número de integrantes del Consejo de la Magistratura y crea cuatro regiones “federales”. También incluye perspectiva de género. Además, el texto deja fuera a la Corte Suprema. En la actualidad, el máximo tribunal de Justicia forma parte del mismo y su presidente, Horacio Rosatti, es quien comanda el órgano que selecciona y sanciona a jueces.

Ayer, quien dio un fuerte golpe a las aspiraciones del Frente de Todos fue la legisladora del interbloque Federal Graciela Camaño, quien dio abundantes argumentos sobre el complejo panorama actual y adelantó que, para ella, la Corte debe formar parte del Consejo de la Magistratura. De hecho, fundamentó con artículos de la Constitución nacional.

Dejá tu comentario