Política

Magistratura: Pichetto liberó banca PJ y asumirá el suplente Mario Pais

Mientras tanto, el rionegrino ya logró capturar a favor del oficialismo a la senadora Lucila Crexell, quien seguirá como afiliada del Movimiento Popular Neuquino. Puja por candidatura.

El expresidente del bloque PJ en el Senado, Miguel Pichetto, renunció ayer a su lugar en el Consejo de la Magistratura y evitó así una trifulca mayor dentro su ahora exbancada, que busca quitarle en los próximos días las butacas que tiene hoy el rionegrino en estratégicas comisiones de la Cámara alta. Sin perder tiempo, el ahora precandidato a vicepresidente de Mauricio Macri capturó durante la tarde de ayer, y a favor del oficialismo a la legisladora Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino, quien suena como acompañante del actual intentende capitalino, el radical Horacio Pechi Quiroga, de cara a la compulsa en esa provincia para renovar las bancas de ese distrito en la Cámara alta.

Con una breve misiva dirigida al presidente del Consejo de la Magistratura, Ricardo Recondo, Pichetto renunció desde ayer a la banca que tenía en el organismo encargado de seleccionar y disciplinar a los jueces. Primero, el Consejo debe aceptarle la renuncia -el jueves próximo- y recién allí podrá asumir su suplente, Mario Pais (Chubut), quien sigue en el bloque justicialista.

Anteayer, el PJ del Senado tuvo una disminuida reunión entre varios legisladores, quienes evitaron ungir a un presidente y mantienen, por ahora, una construcción colegiada para representar a ese espacio. Una definición podría darse el martes próximo, donde se espera contar con la mayoría de la bancada y decidir también sobre los lugares que ocupa Pichetto en comisiones clave, como por ejemplo, la bicameral que controla los servicios de inteligencia.

Esa guerra podría convertirse en un activo virulento que se replicaría hacia otros bloques más pequeños -e incluso en la bancada de Unidad Ciudadana- por legisladores que se fueron del PJ en los últimos meses, como el caso de los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin (Tucumán) y la cristinista Silvina García Larraburu (Río Negro). Ahora, el justicialismo ya cuenta a los tucumanos como de regreso y busca sumar a la puntana María Eugenia Catalfamo.

Misma situación se daría en Diputados si es que se tensa la cuerda. La campaña ya se lanzó y el interbloque Alternativa Federal está dividido entre una parte que no quiere ruidos internos y otra que ya se abrazó anteanoche al precandidato a presidente del cristinismo, Alberto Fernández. En el Senado, los movimientos de Pichetto ya rinden frutos: además de Crexell, se acercan Carlos Espínola (Corrientes, ayer estuvo con funcionarios nacionales) y, un poco más lejos, legisladores del interbloque Federal como Carlos Reutemann (Santa Fe) y Juan Carlos Romero (Salta).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario