Política

Malestar, tensión y "pipa de la paz" por la reforma electoral

A horas de realizarse un plenario de comisiones en Diputados que busca darle dictamen a la iniciativa de reforma electoral, el Gobierno se reunió de urgencia con la Comisión Nacional Electoral (CNE) para limar asperezas. El malestar del organismo electoral surgió luego que se difundiera una copia del pre proyecto en donde la CNE no iba a fiscalizar el escrutinio provisorio, tal como se había estipulado en agosto pasado.

Según supo ámbito.com, el oficialismo se comprometió a realizar modificaciones en el proyecto y así desactivar un posible frente de conflicto que incluía la posibilidad de invalidar las próximas elecciones ya que la CNE es quien autoriza el proceso electoral.

Desde hace tres meses, el oficialismo batalla en el Congreso para darle luz verde a una de sus mayores obsesiones: la implementación del voto electrónico en todo el país a partir de 2017. Sin embargo, en las últimas horas un llamado de atención de la CNE le puso un manto de suspenso al borrador que Cambiemos ya había acordado con el massismo.

El organismo que conduce Alberto Dalla Vía había convocado a una conferencia de prensa para este miércoles en donde iba a expresar su disconformidad con algunos puntos del proyecto de reforma electoral. ¿El principal punto de discordia? El escrutinio provisorio.

Actualmente, el recuento temporal de votos está bajo la órbita de la Dirección Nacional Electoral (DINE), que depende del Ministerio del Interior, mientras que el conteo definitivo es responsabilidad de la CNE.

En agosto, el Gobierno se había comprometido a cederle el control del escrutinio provisorio a la CNE. Estaba todo pactado, pero el diablo metió la cola. A través de un comunicado, la CNE manifestó que "en el último texto del proyecto legislativo" el escrutinio provisorio iba a quedar en manos del Ministerio del Interior, desatando así un fuerte malestar en la calle Alem.

Finalmente, el encuentro con la prensa se suspendió por una reunión "urgente" entre autoridades de la CNE y el Gobierno. Según supo este medio de la reunión participaron Dalla Vía; el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, quien ofició de anfitrión; el Secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez y el diputado por el PRO, Pablo Tonelli.

El resultado de ese encuentro fue el compromiso del oficialismo de dar marcha atrás con lo estipulado en el borrador de la reforma electoral y finalmente cederle el conteo provisorio a la CNE, tal como había prometido el Gobierno hace un tiempo. Por lo pronto, ese compromiso deberá ser refrendado este jueves en el plenario de comisiones de Diputados donde se tratará el proyecto de la reforma electoral. Al menos hasta este jueves, habrá que ponerle puntos suspensivos al proyecto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario