Información General

Mario Fendrich, de los millones de dólares que no aparecieron a sus días finales en Cuba

El extesorero del Banco Nación de Santa Fe falleció a los 77 años en la isla caribeña, donde se encontraba de vacaciones. Los más de u$s 3 millones que se robó nunca fueron recuperados.

La historia criminal de Mario Fendrich quedará en la memoria de los casos policiales de la historia argentina. En su momento, el caso fue bautizado como el Robo del Siglo y motivos no faltan. El exsubtesorero del Banco Nación de Santa Fe que en 1994 robó de la entidad más de u$s 3 millones volvió a ser noticia por su muerte.

Fendrich murió a los 77 años este miércoles en Cuba, donde se encontraba internado tras sufrir un accidente cerebro vascular. En el momento de su muerte, se encontraba acompañado por dos de sus hijos en la clínica a la que había ingresado el viernes pasado.

El hombre que alguna vez fue tapa de todos los diarios del país por su golpe había viajado de vacaciones junto a un amigo a la isla caribeña, donde sufrió la descomposición que derivó en el deceso.

Fendrich, el tesorero que fue tapa de todos los diarios

El caso que protagonizó Fendrich se remonta a 1994 cuando desapareció de los lugares que frecuentaba, al mismo tiempo que se llevó $ 3,2 millones (en momentos de la Convertibilidad significaban más de tres millones de dólares) del Banco Nación santafesino en el que trabajaba.

El entonces tesorero había esperado la llegada de un camión de caudales, puso el dinero en una caja y se lo llevó en su automóvil, un Fiat Regatta. Fendrich le había dicho a su esposa que se iba a pescar con un amigo y desde entonces la mujer le perdió el rastro. Tres meses más tarde, el 9 de enero de 1995, se entregó a las autoridades

Su presentación fue justo un día después de la trágica muerte de Carlos Monzón, lo que dio lugar a sospechas de que intentó aprovechar la conmoción en la provincia natal de quien es considerado el mejor boxeador argentino de todos los tiempos.

Qué pasó con la plata que se robó Fendrich

Al declarar ante la Justicia, el extesorero del Banco Nación de Santa Fe aseguró que había sido secuestrado por delincuentes, que lo obligaron a retirar el dinero y se habían apropiado del mismo, pero su coartada nunca fue creída. Por lo pronto, el dinero nunca pudo ser recuperado.

En el medio hubo especulaciones de que había huido del país, a Paraguay, con una amante. El 12 de noviembre de 1996, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe lo condenó a ocho años, dos meses y 15 días de prisión por el delito de peculado.

En la cárcel de Las Flores, la misma en la que estuvo alojado Monzón antes de su muerte, tras cuatro años, nueve meses y 20 días de encierro, salió en libertad condicional luego de mantener una conducta excelente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario