Espectáculos

Martel contra Polanski ayer en Venecia

Venecia - La Mostra arrancó ayer entre polémicas por la participación de Roman Polanski, condenado por violación cometida en los años 70 en Estados Unidos. La presidenta del jurado, Lucrecia Martel, reconoció que “le incomoda” la participación en el festival veneciano del director de “El bebé de Rosemary”.

La cineasta sorprendió al anunciar, en plena conferencia de prensa, que no va a presenciar el estreno del film de Polanski, “J’accuse” (Yo acuso), programado para el viernes, por lo que lo verá en una función privada. “No voy a asistir a la gala de Polanski porque represento a muchas mujeres que estamos luchando en Argentina por cuestiones como ésta, no deseo ponerme de pie y aplaudir”, declaró Martel, quien pocas horas después precisó que sus declaraciones fueron mal interpretadas.

“Como no separo la obra de su autor y reconozco la humanidad en las obras de Polanski, no tengo nada en contrario a que su film compita”, dijo en una nota oficial. “No tengo prejuicio alguno hacia el film y lo veré como todos los otros en competición. Si tuviera prejuicios, renunciaría al cargo de presidente del jurado”, adelantó.

La invitación al legendario Lido veneciano al maestro del cine franco-polaco, de 86 años, en concurso con un film sobre el caso Dreyfus, abrió una vez más un debate sobre el artista, su obra y su propia vida.

“No separo la obra del hombre, pero creo que su obra merece una oportunidad por las reflexiones que plantea, creo que merece una chance, por las cosas humanas que ha puesto en sus películas”, dijo la directora de “Zama”.

Por su parte, el director del festival, Alberto Barbera, defendió la inclusión de la última obra de Polanski como una reconstrucción “extraordinaria” de un evento histórico y pidió que sea juzgado por su trabajo.

“La historia del arte está llena de artistas que han cometido crímenes de diversa entidad y no por esto hemos dejado de tomar en consideración y admirar las obras que han hecho”, explicó. Martel lanzó también una propuesta controvertida al pedir que por dos años consecutivos el festival seleccione el mismo número de realizadores hombres y mujeres.

Un pedido de los movimientos feministas por la escasa presencia de directoras de cine mujeres en la competición oficial, tan solo dos sobre 21 films. “Y después vemos qué pasa”, comentó Martel.

La Mostra se inició con “La verdad” del japonés Hirokazu Kore-Eda, protagonizado por Catherine Deneuve, Juliette Binoche y Ethan Hawke, acerca de las difíciles relaciones entre una madre y su hija.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario