Edición Impresa

Martín Fierro 2018: entre salmones y sermones

• EL PREMIO MAYOR FUE PARA "UN GALLO PARA ESCULAPIO", LA MINISERIE DIRIGIDA POR BRUNO STAGNARO
En una ceremonia tan extensa y soporífera como es habitual, la transmisión de los premios de APTRA por Telefé tuvo un rating promedio de 22.3 puntos, el más bajo de los últimos nueve años (Jorge Lanata con Woody Allen le quitó 7.1). Susana Giménez, diva del canal emisor, volvió al primer plano.

Carolina Liponetzky

ámbito financiero





Aunque son cada vez más los que se preguntan quién sigue mirando el Martín Fierro, en la ceremonia del domingo fueron varios los protagonistas que se autoconvencían de que se trata de una gala que reúne a todas las celebrities criollas, que es una noche sin competencia entre canales sino concebida para la unión (lo reiteraron el conductor Marley y el presidente de APTRA, Luis Ventura), y hasta Facundo Pastor se animó a gritar "Aguante la tele", en tiempos de migración masiva ya no al cable sino al streaming. De hecho, en la pantalla de enfrente, Jorge Lanata ofrecía una muy buena entrevista a Woody Allen, donde ambos se preguntaban ya no por el futuro de la TV sino por el del cine, en tiempos en que las series (y los soportes tecnológicos) compiten contra las modalidades del siglo pasado.

En materia de premios, la fiesta televisada por Telefé fue la crónica de una noche anunciada: el oro se lo llevó "Un gallo para Esculapio", que también ganó por miniserie, guión, dirección (Bruno Stagnaro), revelación (Diego Carmonesi), actor de reparto (Luis Luque) y protagonista de miniserie (Luis Brandoni). Sin Telenoche siquiera en las ternas, el noticiero lo ganó Telefé; el musical fue para "La peña de Morfi", con Gerardo Rozín, orgulloso por haber devuelto a la TV de panelistas una programa con música en vivo; también fue distinguido Roberto Moldavsky por su labor humorística en este último, y Susana Giménez se hizo con cuatro premios (programa de entretenimientos, conducción, producción integral y Martin Fierro votado por la gente). La diva volvió a ser protagonista excluyente, algo que no ocurría durante los últimos 4 años en los que transmitió Canal 13. Y a la inversa, la barra de "Showmatch" pero sin Tinelli (ausente con aviso) despotricó en redes por la mala ubicación de su mesa y la falta de atención personalizada que los privó del vino durante 45 minutos.

América ganó rubros periodistícos y magazine (también Chiche Gelblung como panelista), Canal 13 se hizo con estatuillas por la tira "Las estrellas", "Showmatch", "Pasión por el fútbol" y "Piñón en familia" en tanto Canal 7 ganó el rubro cultural por "Ambiente y medio" y cortina musical de "Cuéntame como pasó".

El público, en su autoflagelación catódica, volvió a elegir los premios Martin Fierro como lo más visto del domingo con 22.3 puntos, aunque se trata del rating más bajo de los últimos 9 años. Sin embargo triplicó a la competencia en Canal 13 que dejó a Lanata con Woody Allen en los 7.1, mientras en redes sociales se criticaba al Martín Fierro por lo de siempre: larga duración, aburrimiento y absoluta previsibilidad. ¡Cuánto menos complaciente es el usuario de redes o streaming que el de la TV!

Cada año sobrevuela una consigna, y esta fue a favor de la despenalización del aborto, con legión de famosos vistiendo detalles verdes en sus atuendos y frases resonantes en sus agradecimientos. Violeta Urtizberea (mejor actriz) cubrió el gaucho dorado con el pañuelo verde y recitó: "Las mujeres sean unidas porque esa es... ¿cómo era?" y miró a Marley, quien la desasnó: "Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, eso dice el Martín Fierro". Sin la erudición de Marley el sofocón hubiera sido arduo.

Entre sermones y salmones, la noche transcurrió entre el salmón en salsa de soja sobre puré de paltas, reclamos por los periodistas despedidos de medios, chistes de Moldavsky disfrazado de chef desde la cocina del Alvear de Puerto Madero, discursos pro-aborto, cordero patagónico en dos cocciones y el recorrido de Lizzy Tagliani por las habitaciones de quienes se habían hospedado allí. Con Santiago del Moro conversó sobre la máquina de café del cuarto y las cápsulas, con las actrices sobre sus vestidos y peinados, mientras afuera los invitados se veían impedidos de ingresar por los varios grupos de protesta. Como para que nadie olvidara que estamos en Argentina, donde los piquetes también forman parte de nuestra identidad, afuera reclamaban por fuentes de trabajo y adentro Ventura anunciaba que el ganador del oro se llevaría una joya de 18 kilates de Ricciardi.

Cuando los invitados pasaban por la alfombra roja, eran interceptados por las noteras Zaira Nara y Paula Chávez. Susana Giménez anticipó que vuelve en julio y que viajará a Rusia. "Conozco todo el mundo menos Rusia, así que tengo que recorrer sí o si, además de ver los partidos. Necesitamos que la Selección nos dé una alegría, los argentinos estamos suceptibles, hay que relajar", reflexionó. Más tarde fue entrevistada junto a Palito Ortega, que asistió en calidad de acompañante para ver ganar a su hijo Sebastián por "Un gallo...". Palito y Susana se halagaron mutuamente, ella recordó la cantidad de asados que él le hizo para varios cumpleaños en su "palacio de Miami".

Antes, Giménez no había podido zafar de un escrache en la puerta, sobre lo que se explayó más tarde: "Me gritaron 'gorila'. Y puede ser que sea sí, porque no soy peronista y si eso significa ser gorila, entonces soy gorila. No lo tomo como un insulto porque amo a los monos...", apostrofó. Ella ocupó la mesa principal, secundada por sus nietos Lucía y Manuel, más su amiguísima Teté Coustarot. Además subió a presentar el homenaje a Mirtha Legrand, bloque que Marley vendía como la sorpresa de la noche, pero la locuaz Mirtha ya había espoileado en la alfombra roja.

Legrand, en la otra mesa principal junto a sus nietos Juana y Nacho Viale más su hija Marcela Tinayre, subió junto a su nieta y pidió que la sostuviera porque le temblaban las piernas de la emoción. Recordaron que estaba cumpliendo 50 años de almuerzos en la TV y emitieron un clip en el que se la veía junto a Sandro, Narciso Ibáñez Menta intentando apagar un incendio en la mesa, Olmedo, Porcel y todos los presidentes de la democracia, Alfonsín, Menem, los Kirchner y los Macri. Recordó que en su primer almuerzo, ideado por Alejandro Romay y Samuel Yankelevich, invitó a Leopoldo Torre Nilson, Beatriz Guido, Duilio Marzio, Alberto Migre y su marido Daniel Tinayre, quien cuando le sirvieron la comida a su esposa pidió que le dieran pechuga, que era su favorita. No eran tiempos de alfajor de calabazas, portobellos y pistaccios, se comía pollo. "Pasé por todos los presidentes y por todos los canales, ah no... menos por Telefé, que es justo el que transmite hoy", dijo inimputable. Más tarde el premio por el que competía (programa de interés general) lo ganó Andy Kusnetzoff, quien anima las cenas cool de los sábados a la noche en Telefé en competencia con Mirtha en Canal 13. Y le gana muchas veces.

"Showmatch" ganó como mejor reality, un rubro que sigue sin comprenderse. Competía contra "Dueños de la cocina" y el penoso "Caniggia libre". Alexander Caniggia ingresó a la alfombra roja y mientras el Chino Leunis lo entrevistaba no quitaba la mirada de su celular.

En el fragmento que recuerda a los referentes de la TV que murieron el último año, APTRA destacó a Lito Cruz, Emilio Disi y Débora Pérez Volpin, de quienes emitieron fragmentos de su trabajo, pero olvidaron a María Amuchástegui, conductora y profesora de gimnasia exitosa en los '80, Nicolás del Boca, Martín Álvarez y Carlo Di Doménico.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario