Edición Impresa

Martín Randazzo: “El foco es el dolor, no el cannabis”

• ACTUALIDAD
El HCD de La Madrid aprobó por unanimidad la ordenanza que promueve la producción de cannabis con fines medicinales. Quién es el jefe municipal que lleva adelante la cruzada. Su rol como médico y político, y la opinión de los correligionarios de Cambiemos.

"El cannabis nos da la oportunidad de mirarnos al espejo y de vernos, con toda crueldad, cosas muy positivas". El que habla es Martín Randazzo, el intendente de La Madrid, un pueblo de casi 10 mil habitantes ubicado 460 kilómetros al sudoeste de la Capital Federal. Y en esa frase, resume gran parte de lo que le pasó en 2014, cuando, convocado por su colega Marcelo Morante (médico y vecino), se acercó a una charla sobre cannabis medicinal realizada en la Universidad de La Plata. "Tenía prejuicios, como todos, pero los perdí. Cuando arrancamos con esto, en 2014, no éramos Gobierno. Era un momento en el que no había consenso en la política ni en la sociedad, pero nos interesó el tema y entendimos que es algo muy importante para la salud. De a poco, todos se fueron deconstruyendo, la sociedad cambió de parecer y dejó de lado los prejuicios", asegura el intendente.

Periodista: ¿Qué fue lo que lo llevó a perder los prejuicios?

Martín Randazzo: Entender que después del trauma vial, la principal causa de muerte después de los 40 son las enfermedades crónicas, oncológicas y cardíacas. Y en las crónicas está el factor del dolor, algo que, como médico, siempre intentamos tratar sin cumplir el objetivo. Con el cannabis medicinal se puede aportar otra solución a los analgésicos tradicionales para enfermedades como la epilepsia refractaria. En La Madrid hay casos muy fuertes de gente a la que le cambió el humor, el apetito y demás beneficios. Pero, sobre todo, que dejaron de sufrir el dolor.

P.: ¿Qué implica este avance municipal?

M.R.: Es una oportunidad para la Argentina, para la provincia, y para Latinoamérica también. Tenemos la decisión para producir algo para que los que lo necesiten puedan tener acceso, sea seguro y tenga calidad. Con menor costo. Hoy una persona gasta 24 mil pesos por un frasco que le dura 40 días, porque debe importar. Es como todo. Terminamos comprando cosas empaquetadas de afuera que podríamos producir nosotros.

P.: ¿Cuál fue la respuesta de La Madrid?

M.R.: Como en todos lados, hubo prejuicios. Pero corrimos el centro de la escena y logramos explicar que el foco es el dolor, no el cannabis. No queremos saltearnos pasos, ni asustar a nadie. Queremos hacer la investigación con el CONICET y el INTA y luego avanzar. Nuestro primer paso es plantar para investigar sobre la epilepsia refractaria. Luego veremos cómo sigue. Tenemos el apoyo de la comunidad y el liderazgo sobre la policía comunal. No queremos generar anticuerpos negativos ante algo muy bueno.

P.: El proyecto fue aprobado de manera unánime. ¿Qué le provoca esto?

M.R.: Muchas veces se vota de manera unánime por compromiso. Pero esto es un triunfo de todos porque se trata de una construcción colectiva. Soy la cara visible del iceberg, pero hay mucha solidez en el pueblo y en el HCD.



P.: ¿Cómo fue la reacción de los intendentes de Cambiemos de otros distritos?

M.R.: La recepción es buena. Al principio no se lo tomaron de manera seria hasta que lo dejé claro. La gran mayoría apoya la postura que nosotros tenemos y la respeta. Si todos los intendentes nos planteáramos desafíos como este, podríamos enriquecer los lugares donde vivimos.

P.: ¿Cómo describe a La Madrid?

M.R.: La Madrid es un lugar maravilloso para la niñez y la infancia. Nací acá y me fui a varios lugares porque mi viejo era bancario. Me acostaba a dormir en Bahía Blanca y me despertaba pensando que estaba en La Madrid. Y es que mi cabeza y mi corazón siempre están en el pueblo. Y está relacionado a eso de la infancia como patria. Sigo soñando con un pueblo que mantenga sus virtudes y doblegue las debilidades.

P.: ¿Le fue fácil entrar en la política siendo el médico del pueblo?

M.R.: No fue fácil. Cuando te metés en política, tomás posiciones que llevan a que algunos a los que querés te castiguen y eso complejiza las relaciones. Pero la paso bien. Estoy donde soñaba estar.

P.: ¿Cuándo apareció la política en su vida?

M.R.: Vengo del tercer sector. Con una mirada hacia lo colectivo. Con una participación comunitaria fuerte. Siempre estuve abocado a alguna actividad que era imprescindible para sentirme vivo. Porque para intentar cambiar hay que arriesgar. Y para arriesgar hay que participar.

P.: ¿Cómo se une la medicina con la política?

M.R.: Los médicos tenemos una etapa muy linda que es la residencia, una prolongación de la adolescencia; un espacio donde se genera un espíritu y una mística muy fuerte. Tengo mis recuerdos más lindos en el hospital regional de Mar del Plata. Y esto que vivo hoy como intendente me hace acordar a ese momento: trabajar mucho, disfrutar más y hacer lo que me gusta. Es algo que me apasiona.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario