Economía

Más problemas para Boeing: fallan pruebas de nuevo modelo 777X

La fabricante de aviones aún no logra autorización para que puedan volar los 737 Max que están parados desde marzo de este año por dos accidentes.

Boeing sigue sumando problemas que le cuestan cada vez más dinero y reputación. El tema de los 737 Max (que están en tierra desde marzo de este año, después de protagonizar dos accidentes en apenas cinco meses con un saldo de 346 muertes), lejos de solucionarse se ha ido complicando y a medida que pasan los meses crecen las pérdidas acumuladas por todas las aerolíneas del globo que tienen esas aeronaves sin poder utilizar.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea aclaró la semana pasada que exigirá hacer sus propias pruebas de las modificaciones que Boeing hizo en sus aviones para remediar la falla que provocó los accidentes. La entidad reguladora europea no considera suficiente que el fabricante tenga el visto bueno de la entidad supervisora de Estados Unidos. Esto implicará que los 737 pasarán todavía mucho tiempo más en tierra para las aerolíneas del viejo continente, con las consiguientes pérdidas.

Boeing esperaba poder volar sus 737 Max antes de fin de año en EE.UU. y en enero de 2020 en el resto del mundo. Pero los plazos tienen poca chance de cumplirse.

Pero las malas noticias para Boeing no pasan sólo por los 737 Max. Este fin de semana la empresa informó que debió suspender las pruebas de su nuevo modelo de larga distancia 777X.

“Durante las pruebas finales de carga en un avión estático 777X para pruebas, el equipo encontró un problema que requirió la suspensión de la prueba”, dijo un portavoz de Boeing a la AFP en un correo electrónico.

Las pruebas de carga forman parte del proceso de certificación de una aeronave, supervisadas por inspectores de la Administración Federal de Aviación y someten al avión a “cargas y estrés mucho más allá de la carga operativa normal”, dijo el portavoz.

“Las condiciones de la prueba están muy por encima de cualquier carga esperada en un servicio comercial. El evento está en revisión y el equipo está trabajando para entender la raíz de su causa”, añadió. Una fuente cercana a las pruebas que citó la agencia AFP dijo que durante la prueba una puerta del avión salió disparada. Fallas de ese tipo son infrecuentes en una prueba de carga final, dijo una fuente de la industria aeronáutica.

El 777X es un avión que puede transportar entre 400 y 425 pasajeros, y ya fue encargado por ocho aerolíneas. Competirá con el A350 del fabricante europeo Airbus.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario