Mundo

Más de un millón de desaparecidos, la herida que Irak no cierra

El país transita por una relativa calma tras cuatro décadas de guerras. Para la Cruz Roja todas las familias en el país padecen un caso.

Bagdad - La mesa del salón de Samya Jasro es un santuario, con velas parpadeantes y fotografías desgastadas de 26 familiares iraquíes de los que sigue sin noticias desde hace 35 años.

“Me paso la vida esperando. El día que me muestren los restos, podré por fin pensar que están muertos”, afirma Samia Jasro, una kurda de 72 años, en su casa de un barrio acomodado de Bagdad.

En Irak, donde las guerras se suceden desde 1980, hay 1,3 millones de desaparecidos, según las estimaciones oficiales.

Numerosas familias esperan noticias de un pariente ejecutado, fallecido en detención o del que no tienen rastros. En el caso de Jasro, en su entorno cercano desconocen el paradero de unas 100 personas.

Esta exdiputada, que formó parte del Parlamento electo tras el derrocamiento del régimen de Sadam Husein durante la invasión estadounidense de 2003, asegura que lo único que el dictador les podía reprochar es su pertenencia a la minoría faili (kurdos chiitas).

“No he sido yo quien pidió a Dios nacer kurda y chiita en Irak (de mayoría sunita), entonces ¿por qué nos castigaron por ello?”, lamenta. Su marido Saadun no tiene noticias de su hermano desde finales de la década de 1980. Ambos están preocupados. “Nos moriremos y nuestros descendientes ¿sentirán la misma urgencia de actuar?”, se pregunta ella.

La lentitud de la burocracia iraquí aviva las llagas de una herida que nunca se ha cerrado.

Con la vuelta de una calma relativa, las familias de los desaparecidos esperaban convertirse en una prioridad de las autoridades. Pero no se ha hecho nada, se queja Jasro, que asegura que el presupuesto destinado a la causa es de “cero dinar”.

Se trata de una tarea gigantesca ya que se siguen encontrando fosas comunes. Algunas contienen los restos de víctimas de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), expulsado del territorio que ocupaba en Irak a finales de 2017. En otras, los de víctimas iraquíes o extranjeras de las campañas de Husein.

Actualmente Kuwait está identificando los restos encontrados en el sur, probablemente de una cincuentena de sus ciudadanos desaparecidos después de que Irak invadiera el territorio en 1990.

Para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el fenómeno es tal que todas las familias en Irak, sin excepción, tienen a un desaparecido o conocen a alguien que lo está. “Estas familias merecen que se hagan más esfuerzos para un día, quizá, cerrar el dosier”, afirma Salma Awdah, portavoz del CICR en Bagdad.

Ronak Mohamed tiene 63 años, de los que lleva 37 esperando a su marido. Un día, aquel empleado de la compañía petrolera nacional de Kirkuk se fue a trabajar y nunca volvió. Nadie ha confirmado su muerte.

“Lo único que me queda de él es su reloj y su alianza”, lamenta su mujer mostrando las fotos en blanco y negro de la boda. Tuvo que educar sola a sus tres hijos. La más pequeña tenía tres semanas cuando desapareció. Sólo conoce a su padre por las fotos y a veces sueña con él”, cuenta la madre.

Unas casas más lejos, en el barrio de los antiguos prisioneros de guerra, Zineb Jasem piensa en el pasado y se hace preguntas.

En 2014, el EI secuestró a su madre. Iba a llevar ropa a una zona rural y debía traer frutas y verduras, pero los yihadistas detuvieron el autobús en el que se había subido.

“Incluso nos llamaron para preguntarnos si nuestra madre suministraba información” sobre el EI a las fuerzas de seguridad, recuerda esta iraquí de 40 años. “Así fue como nos enteramos de que la habían secuestrado”.

Al principio “pensábamos, quizá vuelva mañana”. Cinco años más tarde, sigue sin llegar y su hija está deprimida. En el pequeño taller que habían montado juntas, reina el silencio. Zined Jasem nunca volvió a usar la máquina de coser con la que fabricaban ropa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario