Edición Impresa

Masacre de Trelew: perpetua para autores de fusilamiento

Luego de 40 años, la Justicia de Chubut condenó a tres militares

Chubut - La Justicia Federal de Chubut condenó ayer a prisión perpetua a tres marinos por el asesinato de 16 presos políticos ocurrido en 1972 en la denominada «Masacre de Trelew», al ser considerado «delito de lesa humanidad» por el Tribunal Oral de Comodoro Rivadavia, que además absolvió a otros dos acusados.

La sentencia fue leída con la presencia del gobernador Martín Buzzi en el Centro Cultural «José Hernández», de Rawson, donde se desarrolló el juicio desde mayo de este año, en una sala colmada por familiares y compañeros de los fusilados, junto a organizaciones sociales, representantes de Abuelas de Plaza de Mayo y de la agrupación HIJOS.

Los jueces Enrique Guanziroli, Nora Cabrera de Monella y Juan Velázquez resolvieron condenar a Luis Emilio Sosa, Emilio Jorge Del Real y Carlos Amadeo Marandino a prisión perpetua por el homicidio agravado con alevosía de 16 presos detenidos en la base y la tentativa de homicidio de otros tres.

Asimismo, absolvieron a Jorge Bautista del cargo de encubrimiento por el cual se lo había imputado, y tampoco condenó a Rubén Paccagnini, quien al momento de ocurrir los hechos, el 22 de agosto de 1972, era jefe de la Base Aérea Almirante Zar de Trelew donde ocurrieron los fusilamientos. Esta decisión fue criticada por la querella y el fiscal federal de Rawson, Fernando Gelves, quien manifestó su disconformidad con las absoluciones y anticipó que las apelará. La parte acusadora asegura que los absueltos formaron parte del plan establecido por las máximas autoridades de la Armada y con el aval del Gobierno de Alejandro Agustín Lanusse.

Los magistrados establecieron condiciones para que los sentenciados no puedan dejar el país, aunque permanecerán en libertad hasta que las condenas queden firmes. Si finalmente el fallo no es revertido, cumplirán las condenas en una cárcel común. La sentencia será remitida al juez federal de Rawson Hugo Sastre para que insista con el pedido de extradición de Roberto Guillermo Bravo (vive en los EE.UU. y un primer pedido de extradición ya fue denegado por la Justicia de ese país), a quien se señala también como coautor de los asesinatos.

Los hechos juzgados están vinculados con la fuga de la cárcel de Rawson de un grupo de dirigentes de organizaciones guerrilleras como FAR, ERP y Montoneros, en un hecho que muchos señalan como el antecedente más directo del terrorismo de Estado antes de la última dictadura militar. Seis de los evadidos se fugaron hacia Chile en un avión que fue tomado en el viejo aeropuerto de Trelew y el resto quedó cercado en las instalaciones de la terminal aérea por tropas militares.

Tras una entrega pactada, fueron trasladados a la Base Almirante Zar y no a la unidad penitenciaria, como habían acordado en un principio. En la madrugada del 22 de agosto de 1972, el grupo de 19 detenidos fue fusilado en los calabozos a los cuales habían llegado una semana antes, en un episodio que la Armada rápidamente difundió bajo la versión de «un nuevo intento de fuga».

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario