Edición Impresa Libre

Massa se abre al PJ y se anota para gobernador

Anunció que buscará ampliar la coalición opositora para derrotar a Macri. Abre un puente de negociación con Alberto Fernández y el Partido Justicialista. Fue en el congreso del Frente Renovador en Parque Norte. Entra en tensión con Kicillof pero acepta a Magario como compañera de fórmula.

Sergio Massa se abrió a formar una coalición electoral con el Partido Justicialista y los demás partidos que impulsan la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner. Después de la jugada desplegada ayer en Parque Norte, ahora el jefe del Frente Renovador espera que desde el Instituto Patria recojan el guante para abrir un canal para renegociar la candidatura a gobernador de la provincia de Buenos Aires que hasta ahora ejerce Axel Kicillof.

“Sergio aceptó que es necesaria una confluencia con el peronismo, incluido el kirchnerismo, para derrotar a Macri en octubre. Tiene varias opciones, pero la principal es la candidatura a gobernador de Buenos Aires”, confesó ante Ámbito Financiero un dirigente que integra la mesa chica del exintendente de Tigre. El jefe del massismo no quiere firmar un contrato de adhesión en el Instituto Patria sino negociar de igual a igual con los Fernández. El primer mensaje que envió es que aceptaría a Verónica Magario como compañera de fórmula siempre y cuando Kicillof le ceda la candidatura a gobernador de Buenos Aires en un esquema de unidad sin PASO.

La figura de Kicillof como candidato en Buenos Aires no terminó de ser digerida por algunos intendentes del conurbano que esperaban también un gesto de apertura del Instituto Patria en la provincia de Buenos Aires. Así como Cristina le cedió a Alberto Fernández el primer lugar en la fórmula nacional, los alcaldes se ilusionaban con una figura más moderada como Martín Insaurralde o incluso Massa. La hipótesis de Massa candidato a gobernador es la opción principal en el Frente Renovador pero tampoco descartan integrar a ese binomio a Malena Galmarini para ejercer el control de la Legislatura bonaerense.

La definición de Massa ayer en Parque Norte no generó sorpresas. El tigrense se había quedado sin margen ante la polarización electoral y su decreciente caudal electoral a nivel nacional que apenas arañaba los dos dígitos. El ala del Frente Renovador que responde a Malena Galmarini impulsaba la confluencia con el peronismo kirchnerista en una coalición opositora. Daniel Vila ya se había mostrado con Cristina y Alberto F. en la Feria del Libro. Y la decena de intendentes massistas de la provincia de Buenos Aires le reclamaba integrar un frente común para no exponer los territorios que todavía gobiernan como General Las Heras, Chivilcoy o General Alvarado.

“Va a ser con todos los sectores políticos adentro, incluso con los que todavía no están”, fue el gesto de apertura de Kicillof ayer en su primera declaración como precandidato a gobernador. E hizo referencia a que muchos de los que hasta “hace poco” integraban las filas del Frente Renovador, como Felipe Solá, Facundo Moyano y el propio Alberto Fernández, decidieron volver a vincularse con el kirchnerismo. “Nosotros esperamos que eso siga ocurriendo. Es una decisión que tiene que tomar el propio Frente Renovador”, resaltó. En la reunión de la comisión de acción política del PJ bonaerense que debutó ayer en la sede partidaria de la calle Matheu, Magario también se expresó por primera vez sobre la fórmula con Kicillof: “es un orgullo compartir la fórmula con Axel, un hombre con mucha capacidad, que ha recorrido toda la provincia de Buenos Aires y que ha escuchado, ha entendido a los vecinos y puede llevar adelante este proceso. Y yo quiero acompañarlo orgullosamente en representación de cada uno de los intendentes que han depositado su confianza en mí para esta tarea. Las familias la están pasando mal y la verdadera propuesta está en hombres y mujeres que tengan la experiencia, la capacidad y que sepan hacer las cosas”.

Pero más allá de la gobernación bonaerense, Massa no descarta participar de la PASO presidencial ante los Fernández. Es la segunda opción para legitimar el espacio opositor que enfrentará a Cambiemos en las urnas. En ese caso, ante una eventual derrota, el esquema de negociación se abriría al primer lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales para que el massismo controle la presidencia de la Cámara. Ya sin Massa en la boleta, ese armado incluiría la discusión de la integración de un eventual gabinete de los Fernández -en Tigre se mencionó Cancillería- y el manejo de organismos con autonomía de gestión como YPF.

“Quiero pedirle con mucha humildad a todos los dirigentes opositores, que por un instante abandonen la vanidad y piensen en el país que queremos construir”, resaltó el exdiputado nacional, acompañado por los principales referentes de su partido.

Massa sostuvo que está listo “para liderar”, pero también está dispuesto a “empujar el carro desde donde sea” para derrotar al gobierno de Mauricio Macri. “Las fórmulas no son solo nombres, el secreto es construir una coalición amplia y federal. Juntos vamos a terminar con este gobierno de pocos y para pocos”, dijo. Queda definir como evolucionará la agonía de Alternativa Federal como vehículo electoral tras la apertura de Massa al kirchnerismo. Juan Manuel Urtubey se desmarcó, al igual que Miguel Pichetto. El cordobés Juan Schiaretti se fue de vacaciones y regresará después del 12 de junio, fecha límite para la inscripción de Frente Electorales. Sin apoyo explícito de los gobernadores PJ, y con la fuga de Roberto Lavagna, el jefe del Frente Renovador pegó un volantazo y explorará una nueva coalición junto a Alberto F. y Cristina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario