Deportes

McIlroy y Woods desafían el paso del tiempo en Augusta

(F. Villar, especial desde EEUU) El Masters de Augusta contará con el atractivo de McIlroy y Woods intentando volver a ganarlo. Entre los argentinos, Cabrera y Grillo intentarán hacer historia.

Si los minutos se clavan como agujas en el fútbol, los años aniquilan almanaques como una trituradora de papeles en el golf. Y Augusta siempre es la primera señal de alerta. Es el aviso de que ha pasado un nuevo año y que el tiempo se agota para quienes están en el umbral de lograr una histórica hazaña.

Rory McIIroy es uno de ellos. El norirlandés, reciente campeón del The Players, acumula ya casi 5 años sin ganar un Grand Slam. Tras haber capturado un British Open, un US Open y dos PGA Championship, ha quedado en el umbral de convertirse en el séptimo jugador de la historia en ganar los cuatro torneos mayores. El Masters es su cuenta pendiente, capaz de hacerlo sufrir como a Sergio García, que hasta llegó a decir dos años antes de ponerse la Chaqueta Verde de que nunca podría ganar un torneo “Grande”. Augusta no ha tratado mal a Rory en los últimos años (4° en 2015, 10° en 2016, 7° en 2017 y 5° en 2018) pero tampoco lo ha puesto en “zona de definición” el domingo por la tarde. Y si para McIlroy, el máximo favorito de las apuestas, los cinco años de espera empiezan a impacientarlo, qué decir de Tiger Woods, quien acumula ya once temporadas sin poder abrazar un torneo mayor. El último fue el US Open de 2008 y ahora su edad biológica (43 años) lo dejan en tiempo de descuento para igualar la marca de 18 Grand Slam que acumula Jack Nicklaus. Los 14 que llevaba el afroamericano hace más de una década ya no amenazan tanto el record del “Gran Oso Dorado”, aunque el ex número uno del mundo ha dado señales de que todavía puede intentar la hazaña. Su sexto puesto en el Abierto británico y su segundo lugar en el PGA Championship del año pasado demuestran que Tiger ya está en carrera, aunque jugando un “alargue” que exige cuidado en su físico para no volver a lesionarse y consistencia en su nuevo swing, algo que perdió en los primeros torneos de 2019 pero que pareció recuperar en el Mundial Match Play, en donde arribó hasta cuartos de final dejando en el camino justamente a McIlroy en la instancia previa.

Dustin Johnson, quien cedió esta semana el primer lugar del Ranking Mundial a Justin Rose, siempre es candidato en esta cancha producto de su gran pegada. Si bien es un especialista en US Open, Augusta le permite desplegar toda la potencia de su drive, algo que en trazados estrechos como los que presenta la USGA muchas veces le resulta imposible. Con sus 34 años está en la madurez que se necesita para ganar este torneo. El año pasado terminó décimo y fue cuarto en 2015 y 1016. Se lesionó en la escalera de la casa que alquiló la noche previa al inicio del Masters 2017 y no pudo jugarlo, cuando las apuestas lo marcaban como el gran favorito. Al igual que a McIlroy, le falta ajustar una parte del juego que le permita llegar a los últimos 9 hoyos entreverado en la lucha por el título.

Y si de candidatos hablamos, un número puesto es Brooks Koepka. El norteamericano, de 28 años, ganó el US Open y el PGA Championship 2018. De lograr el Masters (el año pasado no lo jugó por una lesión en su muñeca) capturaría tres de los últimos cuatro torneos mayores, hecho de escasos precedentes en la historia de este deporte. Al igual que Johnson, es un especialista en Abiertos de Estados Unidos (ganó los últimos dos años) y si bien Augusta no lo ha tratado del todo bien, con 11° y 21° lugar en los últimos dos años, se desenvuelve muy bien en terrenos difíciles y vaya si lo es esta cancha, cuyas modificaciones, como las del hoyo 5, han complicado aún más el recorrido.

Ángel Cabrera por haber ganado en 2009 y Emiliano Grillo (48) por acabar entre los 50 primeros del Ranking Mundial al 31 de diciembre serán los representantes argentinos. “El Pato” ha fallado el corte en los últimos dos años y, seguramente, su meta será tratar de jugar el fin de semana, algo que no logra desde 2016, cuando igualó el vigésimo cuarto puesto. Los 49 años del cordobés, próximo a ingresar al Tour de Veteranos, contrastan con la juventud de Grillo que, con sus 26 años, volverá al Masters tras no haber podido clasificarse en 2018. Su récord en torneos mayores no son buenos, fallando 5 cortes de los últimos 6 disputados, pero habiendo jugado las 4 rondas en los Masters de 2016 (17) y 2017 (51).

Dentro de la lista de potenciales ganadores estará el siempre peligroso Jordan Spieth, campeón en 2015, el español Jon Rahm, quien saca una enorme ventaja desde el Tee con su potente pegada y, por supuesto, el inglés Justin Rose, quien acaba de recuperar el primer lugar del ranking mundial y tratará de defenderlo con uñas y dientes esta semana. Ya fue segundo dos veces, experiencia suficiente como para no dejar escapar una tercera posibilidad si se presenta.

Augusta luce bella y desafiante como todos los años. En una temporada con grandes cambios dentro del calendario, pasando el The Players para el mes de marzo y el PGA Championship a mayo, Augusta mantiene inalterable el mes de abril. El de la primavera, el que abre el año golfístico. El que marca la cuenta regresiva para alcanzar una gloria eterna, a costa de padecer una efímera y escueta semana en el desafiante y tan temido trazado de Augusta National.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario