Economía

Mecosur-UE: busca Gobierno el apoyo de empresarios

La estrategia oficial es que los privados presionen sobre el ala política. Piensan en fines de 2020.

El Gobierno convocará desde mañana a las principales cámaras empresarias del país involucradas, directa o indirectamente, en el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), para sentarlos en la Casa de Gobierno y explicarles los alcances y bondades del pacto firmado el viernes pasado en Bruselas. La estrategia del oficialismo es lograr rápidamente el apoyo de los privados, para que luego sean estos los que comiencen a presionar a los gobernadores (la mayoría opositores), los que a su vez tienen la llave del Congreso. Si todo se cumple según los tiempos que especula el Ejecutivo, antes de fin de año el texto final del acuerdo (en lo que refiere a los capítulos locales) estaría consensuado, y podría convertirse en uno de los primeros proyectos de ley que una eventual segunda gestión de Mauricio Macri enviaría para tratar en el nuevo Congreso Nacional. Si todo funcionara según las expectativas de los tiempos del oficialismo, para fines del 2020 habría ley.

El Gobierno imagina una estrategia en dos pasos similar a la que empleó para la reforma fiscal del 2017, que requirió del apoyo de la mayor parte posible de la oposición. La primera parte será despejar las dudas de los sectores empresarios sobre todo los industriales de sectores sensibles y de economías regionales, que fueron los que plantearon los cuestionamientos y temores más importantes ante los anuncios. Buscarán que sean los propios hombres de negocios en cada región que convenzan a los gobernadores sobre los beneficios del acuerdo. La segunda parte de la estrategia oficial será sensibilizar favorablemente a los gobernadores para que sus legisladores levanten la mano a favor del entendimiento cuando sea tratado en Diputados y en el Senado en año próximo.

En la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo confirmó que ya tuvo contactos con los funcionarios del Gobierno y que van a ser convocadas las cámaras de pequeñas y medianas empresa. El vicepresidente de la central fabril, Daniel Funes de Rioja, indicó que “si la línea de largada fuera hoy mismo a la cero hora diría que es absolutamente imposible, no sólo integrarse, sino complementarse”.

La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) expresó su satisfacción de que se haya contemplado un plazo de hasta 8 años de desgravación para el producto envasado hasta en 5 litros. Por su lado, AFARTE, la cámara que nuclea a industrias electrónica expresó que su preocupación es “proteger la producción nacional de la importación”. La Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) destacó el “puntual apoyo que planifica este acuerdo para la promoción de la liberación de las exportaciones agropecuarias hacia Europa por parte de los países miembros del Mercosur”; mientras que la Cámara de Industria y Comercio Argentino Alemana (AHK) dijo que las empresas radicadas en la Argentina “ven en los tratados de libre comercio un potente facilitador de inversiones”.

Desde los mercados internacionales también bendijeron el acuerdo entre ambos bloques. Samar Maziad, vicepresidente de la calificadora de riesgos Moody’s, aseguró que el capítulo comercial del pacto birregional es positivo en términos crediticios, pero alertó que los beneficios se materializarán en el mediano plazo y que Uruguay y Paraguay serán las economías más beneficiadas del bloque suramericano. “El acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur es un acontecimiento positivo en términos crediticios, cuyos beneficios probablemente se materializarán en el mediano plazo”, expresó Samar Maziad, según un comunicado distribuido por Moody’s. El analista senior de Moody’s consideró que “una mayor integración comercial dará impulso a las exportaciones, respaldará las inversiones y la transferencia de tecnología, y contribuirá a una mayor competitividad en los países del Mercosur”.

Ayer por la noche, desde la Cancillería argentina se publicaron más detalles del acuerdo. En un paper denominado “Acuerdo Mercosur- UE: ejemplos de bienes industriales y agroindustriales con acceso al mercado europeo”; se detallan algunos ejemplos sobre los tiempos en los que las exportaciones argentinas podrían acceder a la UE. El trabajo menciona que se trata de un mercado de más de 500 millones de habitantes, con un PBI per cápita de 34.000 dólares, con un PBI global de más de 17 billones de dólares y que representa el 20% del PBI mundial. Menciona además que el acuerdo reconoce los distintos niveles de desarrollo e integración, manteniendo mecanismos como la admisión temporaria y el drawback “para que los productos del Mercosur puedan abastecerse de bienes extra zona más baratos sin pagar aranceles”. Habla además que el acuerdo no implica “una apertura inmediata” ya que “el 60% de la oferta del Mercosur se desgravará en un plazo de 10 años o más. Habla también de “la preservación de las compras públicas como política de desarrollo” un capítulo especialmente reclamado por Brasil. Finalmente se menciona que están previstos mecanismos de contención, como “salvaguardias bilaterales que permitan suspender temporariamente las preferencias arancelarias”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario