Mundo

Medio Oriente: tensión por dos ataque israelíes a posiciones de Hizbulá

Fueron empleados los llamados "drones kamikazes". El gobierno libanés denunció la violación del acuerdo posterior al conflicto de 2006 y el grupo terrorista prometió una respuesta.

Beirut - El líder de Hizbulá, Sayed Hasán Nasrala, advirtió ayer al ejército israelí desplegado en la frontera con Líbano que su movimiento prepara una respuesta inminente a dos drones israelíes que cayeron por la noche en un suburbio de Beirut.

Nasrala, cuyo movimiento apoyado por Irán libró una guerra de un mes contra Israel en 2006, emitió la advertencia más dura a su enemigo en años. “Estamos en una etapa nueva”, dijo en un discurso por televisión.

Sostuvo que el ataque con “drones suicidas” apuntaba contra un objetivo específico y fue un acontecimiento “muy peligroso”, y que se haría todo lo posible para evitar que se repitiese.

El incidente se produjo antes del alba, pocas horas después de que Israel anunciara que había atacado la vecina Siria para impedir, según afirmó, que una fuerza iraní lanzara desde ese país un ataque con drones explosivos contra territorio israelí. Dos milicianos libaneses murieron en ese ataque.

En el primer incidente de este tipo en más de una década, un dron cayó y otro explotó cerca del suelo antes del amanecer, causando algunos daños en el centro de medios de Hizbulá en los suburbios del sur de Beirut.

Nasrala dijo que marcó “la primera violación clara, grande, peligrosa de las reglas de enfrentamiento establecidas en 2006” después de que terminó el conflicto de ese año.

Hizbulá, considerado por Israel y Estados Unidos como una organización terrorista, es un importante actor político y militar en Líbano, donde tiene representación en el gobierno y en el Parlamento. Sus fuerzas intervienen en Siria en apoyo al régimen de Bashar al Asad desde 2012.

En los últimos meses, el movimiento chiita y los responsables israelíes multiplicaron las declaraciones de guerra. El gobierno de Benjamín Netanyahu bombardea regularmente en Siria objetivos de Hizbulá, Irán y Al Asad. Esta vez, los encontronazos han alcanzado a Líbano.

El presidente Michel Aoun afirmó que esta “nueva agresión” atenta contra “la estabilidad y la paz en Líbano y en la región”.

Constituye “un nuevo intento por incrementar las tensiones”, aseguró el primer ministro Saad Hariri, rival de Hezbolá en la escena política libanesa.

Hariri denunció “una violación de la resolución 1701” de la ONU, que puso fin al sangriento conflicto de 2006, que causó 1.200 muertos del lado libanés y 160 en el israelí.

Por su parte, la defensa antiaérea siria informó que “neutralizó misiles israelíes” dirigidos contra la localidad de Aqraba, en los alrededores de Damasco. La mayoría habrían sido abatidos antes de alcanzar sus objetivos.

El uso de “drones kamikazes” es una técnica nueva, aseguró el vocero militar israelí Jonathan Conricus.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró la operación: “Irán no tiene ninguna inmunidad”, aseguró.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario