Espectáculos

Mellino: "La historia es la misma, lo que vale es cómo se cuenta"

La serie argentina, primera de Netflix para chicos y adolescentes y que se convirtió en éxito, salta al Teatro Ópera para las vacaciones de invierno, con funciones agregadas a las originalmente programadas.

“No inventamos nada, la chica huérfana que primero sufre y luego triunfa: la clave para que funcione está el oficio y la creatividad”, dice Sebastián Mellino, productor de “Go, vive a tu manera”, la primera serie de Netflix para chicos y adolescentes que se convirtió en éxito y tendrá funciones en el Teatro Opera Orbis en vacaciones de invierno. A las cuatro inicialmente programadas ya agregaron dos funciones más por localidades agotadas. Dialogamos con Mellino.

Periodista: ¿Cómo surgió el proyecto de acercar a Netflix la que fue la primera serie destinada a chicos y jóvenes?

Sebastián Mellino: Hicimos gran parte de la música de “Violetta “y “Soy Luna” y luego produjimos una serie para Coca Cola, “Wake up”, que vendimos a Netflix. Así empezamos la relación comercial y quisimos hacer algo más grande, con un modelo parecido a las series tradicionales de Netflix pero para target infanto-juvenil. Desarrollamos el concepto de “Go”, nos asociamos con Kwarzo y arrancamos el primer proyecto a nivel mundial, estrenado en 191 países en simultáneo, doblado y subtitulado a más de 20 idiomas.

P.: La historia es la misma que casi todas desde el modelo Oliver Twist.

S.M.: No podemos decir que inventamos nada; después la magia, el expertise y el oficio se ven plasmados en el producto. Hay muchos programas de este estilo, pero uno tal vez no se entera porque no es lo suficientemente atractivo para los chicos, o porque la imagen, el concepto o algún condimento faltan. Esto es como en la música, por ejemplo las baladas, ¿por qué siguen funcionando si todas hablan del amor, de la separación, de extrañar, de desear? Con las series pasa igual. Si bien hoy los chicos no aspiran sólo a cantar o bailar sobre el escenario como ocurría cuando nosotros éramos chicos, eso sigue funcionando, ese tipo de cosas están en el ADN nuestro y también se comparte en diferentes culturas. Hemos hecho gira de Violetta con estadios de 7 mil nenas alemanas o francesas cantando las canciones en español, y eso pese a que gente de la industria me advertía que no hiciera las canciones en castellano.

P.: Dice que los jóvenes hoy no aspiran sólo a cantar o bailar, ¿a qué aspiran?

S.M.: Uno ve que quieren ser youtubers o instragramers. Un ejemplo: estamos a cargo de la musica de Disney con un proyecto muy novedoso donde la pelea no se desarrolla sobre el escenario sino en redes sociales. Pero una cosa no invalida la otra. Yo tengo mi academia con 800 alumnos que siguen viniendo a cantar y bailar, los jóvenes pueden aspirar a ser youtubers pero se dan cuenta de que necesitan de algún talento, vocal o aptitud para bailar. Hay youtubers que tienen esa cosa actoral cercana al stand up.

P.: ¿Cuáles son esos ingredientes que, en este caso, garantizan el éxito?

S.M.: Creo que gran parte tiene que ver con la música y una lectura distinta de la gente que hacía música para televisión. El otro punto es generar el contenido diferente del que ven los chicos en Youtube. Uno se encuentra con videos de 20 millones de reproducciones con dos muñecas hablando con voz de nena; lo que intentamos nosotros es mostrar algo que seduzca, que genere identificación, algo que vaya más alla de entretener. Buscamos el diferencial en la creatividad, esa será la base de los shows en teatro, no inventamos nada, ponemos creatividad.

P.: La repercusión de la serie los lleva al teatro Opera Orbis, ¿cómo será esta traslación de la TV al escenario?

S.M.: Buscamos que los chicos puedan conectar de manera interactiva con las canciones que saben y los personajes. Ha pasado algo que no pasó nunca, una de las canciones de una serie juvenil suena en boliches, es una versión de “Ya no más” que también entró en Spotify. Hoy a las 4 funciones en el Ópera se agregaron dos más, y esto ocurre en un momento económico difícil en el que la gente trata de restrinigir gastos, porque no son sólo las entradas sino también la remera, la vincha, y a pesar de esto agregamos. También hay ofertas para hacer el show en el exterior.

P.: En su oficina tiene un cuadro de “Alicia en el país de las maravillas”, un muñequito del Guasón, otro de Mickey, E.T., Los Simpsons. ¿Hay algo de su infancia que evoque en esta producción?

S.M.: Me recuerdo más dentro de un camarín que jugando a la pelota, esos personajes que tengo ahí me resuenan en algún lado y cuando necesito que baje la inspiración los miro y con sólo estar ahí me inspiran. Con mis hermanos seguimos compartiendo el trabajo como la vida, trabajamos cerca, tengo una hermana periodista, otra vestuarista y otro fotógrafo y director artístico.

P.: Su padre Esteban Mellino, el profesor Lambetain, ¿como incidió en su carrera?

S.M.: Mi viejo hacía un humor sano y creo que mis canciones tienen algo de eso, mi propósito de crear todos estos shows es dejar algo, me gusta pensar que le sirve a alguien, ese es mi motor. Aprendí de mi viejo que el humor deja lugar a un mensaje que estaba vivo en todos sus personajes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora