Ambito Nacional

Mendoza recupera mina de potasio Vale, y va tras inversores

La transferencia tiene costo cero para el fisco provincial. La totalidad de activos incluye inversiones ya realizadas por u$s2 mil millones.

El gobierno mendocino de Alfredo Cornejo anunció que el Estado provincial recuperará el control de la mina de potasio Río Colorado que había sido operada por la brasileña Vale, tras lo cual saldrá buscar nuevos inversores.

Así lo reveló el subsecretario de Energía provincial, Emilio Guiñazú, quien firmó un acuerdo con la minera brasileña para que transfiera a la provincia el control de la mina ubicada en el departamento de Malargüe, en el sur de la provincia y casi en el límite con Neuquén. “Hoy firmamos un preacuerdo con Vale para proceder a negociar los términos finales de la transferencia de la empresa Potasio Río Colorado a la provincia. Existían diferentes caminos para resolver este problema, arrancamos hace tres años negociando una ingeniería completa para reducir la escala del proyecto y ver si podíamos conseguir un inversor”, dijo Guiñazú.

En declaraciones periodísticas, el funcionario explicó que ese proceso no tuvo resultados positivos, dado que a pesar de haber reducido las escalas se necesitaban más de 2.500 millones de dólares para retomar la actividad de explotación. “Vale no era confortable para un socio que se acercara a invertir. No fue el mejor vendedor de este proyecto y no logró atraer inversores”, dijo el funcionario al explicar el fracaso de la firma brasileña.

La administración del radical Cornejo inició seis meses atrás las negociaciones con Vale y la empresa -según dijo Guiñazú- reconoció “su incapacidad para traer inversores” y solicitó “tiempos más largos”. Pero finalmente se acordó que Vale transfiera la totalidad de activos a la provincia, lo que contempla inversiones ya realizadas por unos 2.000 millones de dólares en activos intangibles como licencias ambientales.

El funcionario precisó que el acuerdo contempla una transferencia con costo cero para el fisco mendocino dado el interés de la compañía brasileña para salir de Río Colorado por los costos operativos que le seguía demandando la mina a pesar de tenerla cerrada.

“Ellos nos transfieren el activo, 80.000 hectáreas de territorio en Malargüe, la construcción hecha, los permisos, las concesiones, los estudios hechos, toda la información geológica, es un activo estratégico para la provincia”, dijo Guiñazú.

El proyecto Potasio Río Colorado incluía la operación integral del yacimiento, la elaboración primaria del producto extraído, su traslado y embarque.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario