Edición Impresa

Mercado único que compita con el mundo

Con la nueva Ley del Mercado de Capitales se introduce una de las reformas financieras y crediticias más importantes de los últimos cuarenta años, que incluye el cumplimiento de estándares internacionales y un vínculo más cercano con la economía real del país.

La sociedad ha percibido históricamente al mercado de capitales local como un ámbito exclusivo y altamente especulativo. Las regulaciones heredadas se corresponden con un período histórico diametralmente opuesto al actual, que devinieron en obsoletas de acuerdo con lo acontecido en la última crisis financiera internacional y con lo que la comunidad internacional propone en la actualidad.

Por un lado, con la nueva regulación se derrumbaron los impedimentos que existían para la federalización. El mercado de capitales estuvo siempre focalizado en la Capital Federal, marginando a las Bolsas y mercados más pequeños del interior. Estamos cada vez más cerca de un único mercado de capitales que abarque al conjunto del territorio argentino.

En ese sentido, ya hemos avanzado en la interconexión de los sistemas de negociación de todas las plazas, y seguiremos avanzando en la profesionalización de los mercados para que cuenten con mejores estándares, mayores niveles de liquidez y con una organización administrativa acorde con las crecientes exigencias.

En algún momento el mercado de capitales argentino va a tener que competir con los de la región y del resto del mundo, y deberán estar más fuertes para afrontar ese desafío.

Asimismo, la nueva ley modifica las características de este mercado para acercar los ahorros de la sociedad a la producción de un modo más transparente, participativo y democrático, recuperando el Estado nacional la supervisión del sistema financiero.

Para poder cumplir con estos objetivos fueron necesarias varias modificaciones. La primera fue el fin de la autorregulación. De ahora en adelante, el mercado no se regula a sí mismo, sino que la CNV, organismo autárquico, vigilará al mercado de capitales, garantizando mayor transparencia.

Se abre la puerta para el surgimiento de nuevos instrumentos orientados a la economía real. YPF está ofreciendo Obligaciones Negociables (ON) minoristas disponibles desde distintos canales y despierta el interés de miles de ahorristas. Se espera que se sumen otras modalidades originales, como los fideicomisos de ahorro en metros cuadrados o el pagaré bursátil.

CALIFICADORAS

La ley también modifica la regulación sobre las cuestionadas calificadoras de riesgo. Desde hace lustros la literatura económica identifica el conflicto de intereses de las calificadoras, dado que es difícil separar el activo a calificar del cliente. La crisis subprime puso en evidencia las debilidades de este sistema, cuando las imprecisiones en la calificación y el sesgo de sus recomendaciones macroeconómicas se consideraron unas de las causas de la inestabilidad financiera internacional.

El Gobierno nacional ha mantenido una opinión crítica de las calificadoras y de su rol en la arquitectura financiera internacional. Se habilitó con la ley a universidades públicas nacionales a actuar como calificadoras, garantizando calidad técnica e independencia. Y prohíbe a las calificadoras realizar recomendaciones de política soberana.

Esta reforma crea un nuevo mercado de capitales. La recepción de esta ley ha sido muy positiva: comparando los 12 meses posteriores a la sanción de la ley contra los 12 meses anteriores, el nuevo financiamiento creció un 129% en pesos corrientes y un 25% en colocaciones. Por su parte, las colocaciones de ON pyme crecieron un 27% y las colocaciones de infraestructura y energía lo hicieron a una tasa del 287%.

Además, la nueva ley está alineada con el resto de las medidas que se vienen adoptando desde 2003, en un proceso transformador de nuestra realidad social y económica. Para que nuestro país pudiera dejar atrás años de una economía puramente especulativa con un fuerte sesgo dependiente del endeudamiento externo, fue necesario modificar, entre otras cosas, el sistema bancario y financiero.

Con estas reformas la Argentina cumple con principios internacionales sobre regulación de los mercados de capitales, como los dictados por la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO por sus siglas en inglés) y satisface plenamente las recomendaciones surgidas en el marco del G-20, que se suman al recibimiento con gran interés del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario