Edición Impresa

Mercados en pausa, a la espera de nuevas señales

Los mercados reabren hoy tras el feriado de Carnaval y los operadores esperan encontrar una explicación más ajustada a lo sucedido en la primera jornada del mes, en la que por una combinación imprecisa de factores externos e internos el dólar se disparó 1,7% al borde de los 40 pesos, trepó el riesgo país, igual que los seguros contra un eventual default argentino, con los CDS a 5 años nuevamente arriba de 700 y fuertes caídas en las cotizaciones de las acciones argentinas que cotizan en Nueva York.

La tendencia negativa para los activos argentinos se mantuvo lunes en Wall Street, aunque rebotó el martes, mientras Buenos Aires observaba pasivamente sin negocios. Números que probablemente influirán hoy en la apertura de los mercados de bonos, acciones y dólar.

Entre los corredores de cambio se atribuyó la volatilidad de la jornada del viernes a la cobertura de posiciones proveniente, presumiblemente, de órdenes de algunos bancos. Una especie de replanteo de carteras de clientes, que sería común a otras plazas, aunque potenciada en el caso de la Argentina, país al que se lo considera “high beta”.

Por ejemplo, mientras que el real brasileño se depreciaba 0,6%, el peso argentino lo hacía casi al triple y fue la moneda más castigada entre los emergentes. La segunda fue el rand sudafricano (-0,9%), la lira turca y el baht tailandés (-0,7%); finalmente el peso chileno, el colombiano y el real brasileño en un lote que perdió entre 0,5 y 0,6% en el día.

No faltaron aquellos que intentaron explicar el castigo al peso argentino, argumentando una cierta decepción entre los hombres de negocios con el discurso presidencial para abrir el periodo de sesiones ordinarias del Congreso. Lo que empresarios y financistas probablemente esperaban era un esbozo de la hoja de ruta del país para los próximos meses, así como la determinación y la forma de encarar las reformas pendientes para liberar las fuerzas de la economía, en materia laboral, previsional e impositiva.

Pero desde lo estrictamente técnico, puede afirmarse que la pérdida de valor del peso y otras monedas se debe al fortalecimiento del dólar en el mundo. El ETF que sigue al dollar index (DXY), saltó de 95,83 a 96,95 en apenas 4 ruedas.

En este contexto, los títulos públicos argentinos replicaron la caída, con pérdidas superiores a 5%. Lo mismo sucedió con los ADR, que desde el viernes acumularon caídas que en algunos casos excedieron 10%, sobre todo en el caso de los bancos. No fue exclusividad de la Argentina: varios de los ETF que siguen la evolución de las acciones emergentes según cada mercado se movieron en rojo.

En el mercado se preguntan si realmente hay un replanteo de posiciones hacia y entre los países emergentes y, en tal caso, cuál sería la profundidad de esa eventual corrección. Todo en medio de preocupaciones relacionadas con la desaceleración de la economía global, acentuadas luego del anuncio de un menor crecimiento en China, que se vieron reflejadas en una menor demanda de crudo: la producción de los países miembros de la OPEP cayó al mínimo de los últimos 4 años.

Estos factores externos eclipsaron los anuncios del Banco Central de un endurecimiento de la política monetaria para atacar con más determinación la rebeldía de los índices de precios. Tras la reunión del Comité de Política Monetaria (Copom), el BCRA enfatizó que sobrecumplirá la meta de Base Monetaria, más allá de lo pactado con el FMI, hasta el mes de mayo.

En el mercado prestarán especial atención a lo que ocurra esta breve semana con las subastas. Hoy y mañana vencen $160.000 millones cada día y $185.000 millones el próximo viernes. Pero eso no es todo. ¿Cuánto absorberá? ¿Subirá más la tasa que quedó en 50,22%?

Varias preguntas esperan respuesta. Fundamentalmente cómo sigue el clima internacional, ante versiones algo confusas de un inminente acuerdo comercial entre China y EE.UU. hacia fin de mes. Y hasta qué punto llega la determinación oficial por amortiguar la volatilidad cambiaria. En lo inmediato los números de la economía no aportarán datos positivos. La recaudación creció 9 puntos menos que la inflación interanual y ya se admite que el IPC de febrero puede arañar 4%.

Por otra parte, el comienzo del año electoral empieza a influir en las decisiones de inversión financiera. El multi-desdoblado calendario se inaugura este domingo con la elección del gobernador de Neuquén. Un distrito clave ya que ahí se encuentra emplazada Vaca Muerta. Resultados que pueden afectar tanto a la coalición de Gobierno como a la aún indefinida oposición.

No alcanza con que el FMI haya aprobado y sea inminente el desembolso de unos u$s10.800 millones este mes. Tampoco la llegada de los dólares del campo: aún faltan semanas para que comience el trimestre dorado con la liquidación de divisas de la cosecha gruesa.

Frente a este panorama, varios operadores confesaron su preferencia por esperar y ver, la mayoría en dólares, hasta que el GPS financiero termine de recalcular y emita nuevas y más claras señales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario