Economía

Mercosur-EFTA: habrá que esperar al menos dos años

El tratado requiere de la aprobación de ocho legislativos nacionales. El bloque sudamericano aspira a ser receptor de inversiones.

El acuerdo de libre comercio alcanzado por el Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) demandará ahora la aprobación de ocho instancias legislativas nacionales, lo cual implica un plazo de al menos dos años para que esté operativo.

Eso se debe a que, a diferencia de la Unión Europea que cuenta con un Parlamento comunitario, en el cual están delegadas facultades para negociaciones comerciales, EFTA -integrado por Islandia, Suiza, Noruega y Liechtenstein- requiere que cada parlamento nacional le otorgue el visto bueno al igual que el Mercosur, que necesita que los cuatro Congresos de cada socio aprueben el tratado.

La firma del acuerdo entre el Mercosur y EFTA lograda el viernes permitirá a los países de la región atraer capitales del mayor fondo de inversiones del mundo, el Government Pension Fund of Norway, destacó la Cancillería en un reporte.

El fondo está conformado por excedentes de las regalías del petróleo de Noruega, y es fuerte inversor en empresas del sector privado. Según informa el Gobierno noruego, en 2018 administró casi u$s30.000 millones.

La Cancillería indicó que el eje de la negociación estuvo no sólo enfocado en lograr la apertura de mercados para la oferta exportable regional, sino también en atraer inversiones en sectores clave como minería, manufacturas y energía. Los miembros del bloque europeo son grandes inversores a nivel global: Suiza es el noveno en el mundo. Por otro lado, importan por valor de u$s500.000 millones al año, y exportan por u$s630.000 millones. Los países del EFTA ocupan el quinto lugar del ranking mundial de comercio de servicios y el noveno en materia de bienes. A su vez, los países del Mercosur podrían tener acceso a un mercado de 14 millones de habitantes con un PBI per cápita anual estimado en u$s82.000, el doble del que tiene la UE.

Las negociaciones cobraron impulso luego de que el bloque sudamericano firmara otro tratado de asociación con la Unión Europea. Según se informó oficialmente, el 99% de las ventas a los países del EFTA está alcanzado en las ofertas: se podrán abrir destinos para carnes bovinas y aviares, vinos, maíz, miel, aceites vegetales y frutas frescas (desatándose cítricos, arándanos, frutillas) entre otros productos típicos de las economías regionales. Además, se eliminarán los aranceles para el 100% de las exportaciones industriales del Mercosur, lo que significa una oportunidad clara para diversificar y aumentar nuestras exportaciones de alto valor agregado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario