Economía

Merval cedió 3,9% y ADR perdieron hasta 11,4%

Bajo un clima de gran incertidumbre, los mercados argentinos operaron ayer con marcados retrocesos luego de la victoria de Alberto Fernández. Alimentados por un cóctel mixto de esperanzas de una transición ordenada, pero también de incertidumbre sobre las futuras políticas del nuevo Gobierno, las acciones mostraron una inicial tendencia alcista, para luego, con el correr de las horas, pasar, casi sin escalas, a los números decididamente rojos, con un riesgo-país en alza y un dólar en baja, anestesiado por el cepo hard.

La Bolsa porteña cayó 3,9%, tras registrar un alza del 6,5% en la apertura. Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street se hundieron hasta 11,4%, mientras que los títulos soberanos en dólares perdieron 2,2% en promedio en el exterior, en línea con el alza de 5,41% del riesgo-país, que se ubicó en los 2.262 puntos básicos. Las caídas más pronunciadas de la jornada en el S&P Merval las anotaron Grupo Financiero Galicia (-8,8%), Banco Macro (-5,4%), BYMA (-5%), Edenor (-5,9%) y Pampa Energía (-4,7%).

“Hubo cautela, por expectativa por la transición y el plan económico post el 10-D, especialmente en los ADR, que exhibieron una elevada volatilidad intradiaria”, indicó el economista Gustavo Ber. “En un análisis más frío el mercado reaccionó mal por tres causas. En primer lugar, porque en la movida del sí se puede algunos pensaron que se podía ir a balotaje, algo que finalmente no ocurrió. Luego, no cayó muy bien el acto inicial del Frente de Todos; no gustó el clima, las palabras, y algunas caras. Por último, pesaron los informes de la prensa internacional y especializada, en los que se habla del regreso del populismo a la Argentina y su eventual vinculación con Venezuela y Bolivia”, describió a este medio Leonardo Chialva, director socio de Delphos Investment.

Los bonos argentinos -que presentaron mayoría de bajas de entre 1% y 6% a lo largo de toda la curva-, ya habían incorporado en sus precios a un Alberto Fernández moderado como presidente, por lo que muchos inversores esperan ahora un impacto negativo en el precio de los títulos y cierta presión sobre el tipo de cambio. “No creemos en el hecho de que la diferencia entre los candidatos haya sido menor a la esperada sea positivo para los activos financieros, ya que para recuperar el acceso al mercado de capitales se necesita un plan para recuperar el superávit fiscal y ciertas reformas para garantizar crecimiento sostenido en el mediano plazo, lo cual no depende de tener mayoría en el Congreso”, consideran desde Balanz, aunque no descartan que un mayor equilibrio en el Congreso pueda ser positivo para el mediano plazo.

Contexto

El mercado empezará a pedir definiciones al nuevo Gobierno sobre la situación de la deuda con privados, el acercamiento para negociar con el FMI y la conformación del nuevo gabinete. Pero también necesitará tener certezas sobre los roles de liderazgo dentro del peronismo. “Cualquier avance para clarificar estos puntos nos parece primordial para dar estabilidad y reducir la incertidumbre. Si bien creemos que los precios de los activos descuentan escenarios negativos, podríamos tener nuevos mínimos si no vemos señales claras”, sostuvo Juan Salerno, de Compass Group. Pero Alberto Fernández, sin mayoría en la Cámara de Diputados, se verá obligado a consensuar sus políticas. “Para los inversores internacionales el regreso del peronismo genera mucho ruido, hay preocupación con relación a las expectativas”, enfatizó Chialva, aunque destacó que “hay precios interesantes en los activos, y va a haber oportunidades posiblemente las próximas semanas, pero hay que ser paciente, errar el ´timing´ puede terminar siendo muy grave”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario