Deportes

Messi, entre el deseo de ganar con la Selección y las dudas sobre Qatar 2022

Lionel Messi puso en duda su presencia en el próximo Mundial Qatar 2022 e insistió con su obsesión de terminar la carrera "habiendo ganado algo con la Selección Argentina", lo que prometió "volver a intentarlo siempre" como "un mensaje de vida para los chicos" que lo idolatran.

El rosarino condicionó su asistencia a Medio Oriente a su condición física en ese momento, por lo que se concentró en cumplir su objetivo personal en la inminente Copa América de Brasil, al que Argentina acudirá "en una situación totalmente diferente" respecto de Rusia 2018, "con un equipo nuevo por un proceso de recambio".

"No sé si llego al Mundial de Qatar, ya pasaron varios y estuve cerquita de conseguirlo. Todavía falta mucho tiempo, hoy me encuentro espectacular pero tengo 32 años y no sé cómo voy a seguir. Más que nada por eso, ojalá que no tenga ninguna lesión grave", anheló en una visita al piso del canal Fox Sports.

Consolidado su retorno al equipo tras la Copa del Mundo del año pasado, Messi reafirmó su vocación de "levantarse y volver a intentar" la gloria con la camiseta argentina a pesar de los detractores.

"Quiero terminar mi carrera habiendo ganado algo con la Selección y sino haberlo intentado todas las veces, sin conformarme con decir: 'no se me dio'. La vida es tropezar, levantarse y luchar por el sueño, ese es el mensaje que me gustaría dejar por todos los chicos que me siguen", enseñó.

Messi hizo un repaso de todos los sinsabores vividos con la camiseta argentina y concluyó que haber ganado la final de Brasil 2014 ante Alemania en el Maracaná "hubiera cambiado toda la dinámica de la Selección".

"Nos faltó suerte -lamentó-. Hicimos el partido que esperábamos dentro de un Mundial en el que tuvimos muchos lesionados y debimos cambiar la manera de jugar respecto de la Eliminatoria. Nos hicimos fuertes en lo defensivo y prácticamente no nos llegaban. Con Alemania fue igual pero no se dio".

Embed

Sin embargo, señaló que fue la final de Copa América perdida ante Chile, un año después, el momento más duro. "Después de ese partido nos cayeron todos encima, nos empezaron a tratar de fracasados por no poder ganar las finales", recordó.

Al ser consultado por Rusia 2018, el capitán argentino admitió que se trató de "un Mundial complicado y atípico en muchísimas situaciones", pero no quiso profundizar sobre la intimidad de lo vivido en el plantel entonces dirigido por Jorge Sampaoli.

"Todo fue complicado: la preparación, los partidos... Pero creo que si hubiéramos ganado el primer partido (1-1 frente a Islandia) todo hubiera sido distinto, por eso me reprocho haber fallado el penal", asumió.

"De lo que pasó dentro del grupo prefiero no hablar, queda puertas para adentro, sólo pudo decir que fue atípico", evadió.

Enfocado en el presente, Messi aseguró que Argentina llega "en una situación totalmente diferente" a la Copa América de Brasil que comenzará el próximo 14 de junio y en la que debutará un día más tarde ante Colombia por el Grupo B que también integran Paraguay y Qatar.

"Es una camada diferente, son todos chicos nuevos. Quizás el recambio se tendría que haber dado de otra manera y no limpiar a todos en el mismo momento", matizó.

Embed

"Veo un grupo muy lindo, con muchos chicos, que tiene la ilusión de jugar en la Selección y disputar una Copa América. El ambiente es muy bueno, yo soy uno más del grupo y lo dije al llegar. Vengo a aportar lo mío y a colaborar para conseguir cosas importantes", avisó.

Esta nueva etapa con el seleccionado le permitió conocer a César Luis Menotti, actual director deportivo de la AFA, a quien calificó como "alguien especial" por su sabiduría de fútbol.

"Tuve un encuentro muy corto pero lindo, creo que esperado por ambos. Nos vimos cinco o diez minutos, no tuvimos mucha conversación pero por lo poquito que hablé me di cuenta que es una persona especial", valoró.

En relación a ellos y para finalizar, Messi destacó como una figura clave en su carrera a un admirador de Menotti: el catalán Josep Guardiola, su ex DT en Barcelona.

"'Pep' fue un maestro único, aprendí mucho de táctica con él. Preparaba cada partido de una manera diferente. Nos decía: 'Va a pasar esto, entonces tenemos que hacer esto' y después eso mismo pasaba en la cancha. Me enseñó mucho, yo jugaba como jugaba, me movía en el campo como me parecía, pero cuando llegó Guardiola me ordenó a mí y a todo el equipo", recordó.

El pase frustrado a River y su regreso a Newell's

Messi reveló también que pudo ser futbolista de River tras superar una prueba en divisiones inferiores pero que Newell's, club en el que militaba en infantiles, frustró esa posibilidad al negarle el pase.

La "Pulga", apodo que recibió por entonces, recordó que viajó a Buenos Aires a probarse en Núñez, donde inicialmente lo hicieron jugar con chicos de categoría más grande.

"Eran chicos de la '85 (dos años mayores), habré jugado 15 o 20 minutos. Me dijeron: 'Volvé dentro de diez días con los de tu categoría'", relató.

"Cuando volví para jugar con los pibes de mi edad -prosiguió-, no me acuerdo si hice tres o cuatro goles y me pidieron que llevara el pase con la promesa que iban a ayudarme con el tratamiento que realizaba".

"Newell's nunca me bancó en ese sentido", recordó Messi en relación al costear la medicación para favorecer su crecimiento físico.

"Mi vieja renegaba mucho con eso y mi papá hacía un esfuerzo muy grande para comprar todo lo necesario para el tratamiento. Pero finalmente de Newell's me sacaron 'cagando' con lo del pase y después apareció la posibilidad de ir a Barcelona", resumió.

Finalmente, el mejor del mundo reiteró que si bien jugar en la primera de Newell's "es algo pendiente" para su carrera, no sabe si podrá concretarlo antes de su retiro.

"Mi sueño de chico era ese porque Newell's es el club del que soy hincha, pero no sé si se va a dar o no porque hay muchas cosas en el medio. Tengo una familia y dependo de mis hijos", explicó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario