Messi terminó la liga española como la empezó: con dos goles (que le dieron dos nuevos records)

Barcelona igualó 2-2 con Eibar y el rosarino sumó una nueva marca y quedó a tiro de otra. Convirtió dos tantos, que lo llevaron a 36 en total y se consagró máximo anotador por sexta vez.

Barcelona, campeón matemáticamente desde finales del pasado mes, cerró la Liga española con un empate 2-2 en Eibar, en un partido en el que marcó un doblete Lionel Messi, que dio un paso importante hacia la Botín de Oro.

Con un total de 36 tantos al término del campeonato español, Messi aventaja en cuatro al hombre que puede privarle de la consideración honorífica de mejor goleador del continente, Kylian Mbappé (París Saint-Germain), que firmó otro doblete el sábado, en su caso ante Dijon, para sumar 32.

A Mbappé, que acaba de cumplir una suspensión de tres partidos, y a PSG le queda un partido, el de la última jornada de la Ligue 1, el viernes en Reims. Allí, el joven francés necesita una gran exhibición con cuatro goles si quiere arrebatarle el trofeo al argentino.

Messi tiene por lo tanto muy cerca poder sumar una sexto Botín de Oro -un récord-, que sería la tercera de manera consecutiva.

En el Trofeo Pichichi, que reconoce al máximo goleador de la Liga española, Messi sumó este domingo su sexto título, igualando en lo alto del palmarés con el mítico Telmo Zarra.

En el partido de este domingo en Eibar, el equipo vasco se había adelantado en el minuto 20 por medio de Marc Cucurella, antes de que Messi remontara con dos goles seguidos.

El primero del rosarino fue con un tiro cruzado en el área, con poco ángulo, tras ser asistido por el chileno Arturo Vidal.

Un minuto después, Messi puso el segundo de su cuenta particular, recibiendo de Ivan Rakitic para quedar mano a mano con el arquero serbio Marko Dmitrovic, al que batió con un pequeño globo.

Pero no fue suficiente para la victoria del Barça, ya que el también argentino Pablo De Blasis puso el 2-2 definitivo para e Eibar.

El Barça cerrará su temporada oficial el sábado 25, donde aspira a un doblete nacional en la final de la Copa del Rey en Sevilla contra Valencia.

  • Nueva derrota blanca

Este domingo se disputó otro partido en el último día de esta Liga, en el que Real Madrid clausuró un torneo de pesadilla con una nueva derrota, esta vez en casa contra Betis por 2 a 0.

El partido, en el que ninguno de los dos equipos se jugaba nada, tuvo sabor a despedida y pudo haber sido el último como jugadores del equipo blanco del arquero costarricense Keylor Navas, que fue titular, y del galés Gareth Bale, que se quedó en el banquillo sin llegar a tener minutos en esta ocasión.

Navas no pudo evitar los tantos de los andaluces, conseguidos en la segunda mitad por Loren Morón y por el exjugador de Real Madrid Jesé Rodríguez.

Pese a la derrota, el portero tico, que juega en Real Madrid desde 2014, fue aplaudido por parte de los hinchas del Santiago Bernabéu.

"No es que no hayamos querido (ganar), es que no pudimos. Lo mejor que nos puede pasar es que acabe esto. Estamos pensando en otra cosa, en el futuro, en la próxima temporada", admitió el entrenador Zinedine Zidane sobre el mal final de curso de Real Madrid.

Real Madrid tenía seguro acabar en tercer lugar. Pone fin al curso con 68 puntos, a 19 del campeón, Barcelona.

Por su parte, Betis anunció poco después del partido que Quique Setién no continuará como entrenador la próxima temporada. El equipo, décimo de la tabla, no consiguió clasificarse esta temporada para la Europa League.

El sábado, Valencia se había quedado con el cuarto puesto y con ello con el último billete en juego para la Liga de Campeones.

Getafe y Sevilla se conformarán con jugar la Europa League, una competición para cuyas rondas previas se clasificó también Espanyol, mientras que Girona se unió a los ya condenados Huesca y Rayo Vallecano como descendido a la segunda división.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario