Edición Impresa

Metalúrgica Eitar fue a la quiebra por deuda con AFIP

La metalúrgica Eitar, dedicada a la fabricación de accesorios para artefactos a gas, quebró debido a una deuda con la AFIP. Esta compañía se dedicaba al diseño y la fabricación de elementos de seguridad para la red domiciliaria de gas tales como válvulas, robinetes, termostatos de horno, de estufas, termostatos para termotanques y grupos magnéticos.

La planta está ubicada en la ciudad bonaerense de Bernal, donde operaba desde su inauguración en 1960. Cuenta con 240 operarios que impulsan la conformación de una cooperativa para preservar las fuentes de trabajo.

La quiebra se precipitó después que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) le embargara todas las cuentas bancarias debido a una deuda impositiva. Los dueños aseguraron que no habían podido responder a los compromisos con la AFIP debido al desplome de las ventas en los últimos años y al aumento de los servicios de electricidad y gas.

Los operarios ya presentaron ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N° 14 de Lomas de Zamora un proyecto para conformar la cooperativa y ahora aguardan una respuesta.

Ese juzgado había autorizado en abril de 2017 el concurso preventivo que la empresa había solicitado el 9 de febrero de ese mismo año.

Esta situación se suma a otras firmas metalúrgicas que concretaron despidos en las últimas semanas como consecuencia de la caída de la actividad económica.

Un caso fue la fabricante de línea blanca Electrolux, que según reportó el gremio metalúrgico ya despidió 40 empleados en lo que va del 2019. La planta rosarina ocupa a 800 personas y ha venido reduciendo su plantel progresivamente.

Otro caso es el de Longvie, donde para evitar una ola de despidos se acordó una tregua hasta septiembre con el gremio y se decidió mantener hasta esa fecha las suspensiones de actividades los lunes y viernes con el pago del 70% del salario bruto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora