Edición Impresa

“Mi padre filmaba a la inversa de Hollywood”

La muestra en la Casa Nacional del Bicentenario (CNB) incluye fotografías Polaroid, la exhibición de sus películas, conciertos y la presentación de la primera edición en español del libro “Narraciones para cine”, que reúne todos los guiones del cineasta, inclusive tres que no filmó.

El hijo del genial cineasta ruso Andrei Tarkovski (1932-1986) llegó a Buenos Aires para participar del Festival Tarkovski, que será inaugurado hoy en la Casa Nacional del Bicentenario (CNB) y que incluye una muestra de sus fotografías Polaroid, la exhibición de sus películas, conciertos y la presentación de la primera edición en español del libro "Narraciones para cine", que reúne todos los guiones del cineasta, inclusive tres que no filmó.

Presidente del Andrey Tarkovsky International Institute, Tarkovski hijo es, junto al Ministerio de Cultura de la Nación y los cineastas argentinos Daniel Rosenfeld y Mariano Nante, uno de los organizadores de este festival que incluirá un ciclo de su filmografía completa, con títulos emblemáticos como "El espejo" y "Solaris", que se realizará a partir del viernes en el Cine Amigos del Bellas Artes (Figueroa Alcorta 2280).

Además de brindar una Clase Magistral, que él considera "una conversación con el público sobre un autor que echa luz sobre la condición humana", Tarkovski hijo presentará mañana, a las 19, en la Fundación Vocación Humana (Aráoz 1942), el libro "Narraciones para cine", "una colección de guiones que permite entender mejor su trabajo, tanto sus películas como su forma de escribir".

"Mi padre pensaba que sus películas no necesariamente debían entenderse, sino que cada uno debía encontrar su propia conexión emocional y espiritual con ellas, como con cualquier obra de arte, que no es una idea matemática sino algo que te atraviesa y te tiene que emocionar. Mirar sus películas es una experiencia espiritual donde el entendimiento es secundario y lo importante es el impacto emocional", afirmó Tarkovski hijo .

Periodista: ¿Cuál es legado humano y estético que las películas y la obra escrita y fotográfica de su padre dejó?

Andrei Tarkovski (h): Su trabajo, sus films, su visión de la vida y su interpretación sobre la existencia nunca estuvieron separados. Su legado es recordarnos por qué estamos acá, por qué vinimos a este mundo. Es una manera de responder a preguntas fundamentales sobre nuestra existencia. Cada uno puede elegir su propio camino, pero su obra nos muestra cómo aproximarnos a la realidad y buscar la verdad. Su arte es una búsqueda espiritual para encontrarse consigo mismo. Es un intento de conocer el mundo como persona. Y para mostrarnos que hay mucho más en la realidad de lo que podemos ver o interpretar.

P.: ¿De dónde surge la vocación poética que recorre la obra escrita y audiovisual de su padre?

AT.: Mi padre es parte del legado poético de su propio padre, el gran poeta ruso Arseni Tarkovski. Estuvo muy influenciado por sus poemas, que están presentes en casi todos sus films. Mi padre se convirtió en el artista que fue, con su propia visión del mundo, con ese poderoso sentimiento poético, gracias a que su padre fue un poeta totalmente diferente. Mi padre fue un artista ruso, pero nunca pensó que debía hablarle sólo a los rusos. Por eso el mensaje de sus films es apreciado alrededor del mundo y el poder de sus imágenes todavía trasciende las fronteras.

P.: Acerca de sus fotografías Polaroid, qué emociones expresan las que se verán en Buenos Aires?

AT.: Son Polaroids tomadas a partir de 1979, la primera vez que fue a Italia a trabajar el guión de "Nostalgia" junto a Tonino Guerra. Se hospedó en una pequeña villa de aguas termales de la Toscana, que luego sería uno de los escenarios del film. Mientras trabajaba en el guión, usaba la pequeña cámara Polaroid que Tonino le había dado y daba vueltas por el lugar tomando algunas imágenes, tal vez pensando en el guión o tratando de encontrar locaciones. Quedó enamorado de esa cámara tan sencilla y fácil de usar. De hecho esas fotos son su único legado fotográfico, salvo por algunas pocas fotos que sacó cuando era joven. Él nunca usaba cámaras de fotos, pero con la Polaroid fue distinto. La mayoría de sus imágenes tienen un sentido nostálgico. Es como si hubiera intentado atrapar cada bello momento que lo rodeaba: un amanecer, un bosque, un perro, el horizonte, el agua y el silencio. Transmiten las emociones que mi padre expresó en aquella película.

P.: ¿Cuál de todas sus películas piensa que expresa mejor la cuestión de la incertidumbre existencial?

AT.: Es difícil saber cuál, creo que todos sus films participan de una misma cosa, que es una misma gran película. Cada uno de ellos refleja una parte de su vida, cierto período de sus propias investigaciones humanas y artísticas, su pasado. Creo que todos tienen la misma importancia y no sé decir cuál es el más importante, el más fuerte o el más personal, el que más conecta con uno mismo. Después de "La infancia de Iván" y "Andrei Rublev" su vida empezó a cambiar, conoció las críticas de las autoridades soviéticas y la censura. Empezó a defenderse recién después de "Solaris". "El espejo" y "Stalker" se convirtieron en films mucho más concentrados. Creo que "Stalker" es la película que más me tocó, pero igualmente es difícil decirlo. Qué podríamos decir de "El sacrificio", que es su testamento espiritual, sin dudas uno de sus films más importantes, porque expresa su visión sobre el mundo en el final de su vida. Cuando empezó el rodaje, él ya estaba enfermo. Pensaba mucho sobre el destino del hombre, el Apocalipsis y el fin de nuestra civilización. Todas estas películas son de alguna manera proféticas.

P.: En su libro "Esculpir en el tiempo", su padre valoraba el poder de la observación y la contemplación calmas frente a la naturaleza. ¿Cree que la observación podría ser una de sus enseñanzas más importantes, teniendo en cuenta los tiempos acelerados que corren hoy en día?

AT.: La contemplación era muy importante para él. El hecho de mirar películas de Tarkovski es en sí mismo un proceso de contemplación. Él adoraba el arte japonés, hablaba mucho de los haikus, esos poemas japoneses que son la contemplación de un momento, una meditación. Eso es fundamental para entender sus films. En la actualidad esa forma de observar la naturaleza cambió. El cine cambió, el montaje de las películas es completamente diferente. Mi padre filmaba largos planos secuencias que reflejan el ritmo de la vida real y no la aceleración que imponen los productos hollywoodenses. El cine debe volver a pensar de ese modo. Si los cineastas quieren hablar de la condición humana primero deberían entenderse a sí mismos. Debemos detenernos a pensar y contemplar. Es imposible comprenderte a vos mismo sin hacer una pausa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario