Edición Impresa

Milagro Sala negó haber organizado ataque y denunció “persecución”

El Gobierno nacional reconoció el “impacto internacional” por caso Sala y aspira a solución “cuanto antes”.

En el inicio del juicio oral por el "escrache" a Gerardo Morales, la líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala, negó hoy haber organizado esa protesta contra el actual gobernador de Jujuy, a quien criticó con dureza y acusó de entablar "una persecución" en su contra. En tanto, el Gobierno nacional, a través de la canciller Susana Malcorra, reconoció que la detención de la dirigente genera un fuerte "impacto internacional" en la imagen de la Argentina y consideró que "debe resolverse cuanto antes, porque justicia retrasada no es justicia".

Sala fue detenida el pasado 16 de enero y, si bien poco después se la excarceló, la Justicia jujeña ya le había dictado la prisión preventiva en otras investigaciones, por lo que no recuperó la libertad.

Ante el Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy, la dirigente kirchnerista advirtió que a Morales le "molesta" que "los negros se hayan organizado" y que no dependan de "ningún sector político" en la provincia.

"No me pueden haber involucrado de algo que no hice. Hubiese estado al frente de la manifestación porque siempre estuve adelante de todas las luchas, siempre he estado adelante", enfatizó Sala, al reiterar que no participó del "escrache" a Morales en 2009, cuando era senador nacional.

La líder de la Tupac Amaru denunció "una persecución de ocho años" en su contra y apuntó a Morales: "La molestia de él es que los negros nos pudimos organizar y no dependimos de ningún sector político".

"No tengo vergüenza de ser negra, de ser coya. Le pido perdón a Gerardo Morales si le molestó que he avivado a mucha gente. Yo sé que no solamente a él sino a mucha gente le ha molestado. Yo también podría culpar a Gerardo Morales por ser amigo de Carlos Blaquier", subrayó la dirigente.

"En este año no se dedicó a gobernar, se dedicó a llenarme de causas. Que se dedique a solucionar los problemas de la gente", se quejó.

El debate oral continuará la próxima semana con sucesivas audiencias programadas para el 18, 20 y 21 de este mes. El 21, simultáneamente, Sala será sometida a juicio oral por el acampe que organizó en diciembre pasado frente a la gobernación, que derivó en su detención en enero.

El caso de Milagro Sala se ha convertido en un problema de alcance impensado para el Gobierno. Lejos de quedar circunscripto al ámbito provincial, la detención de la dirigente escaló al plano internacional; incluso tanto la ONU como la OEA intercedieron ante el gobierno de Mauricio Macri solicitando la inmediata liberación.

Para el radical Morales, en tanto, las esquirlas del asunto derivaron esta semana en un proyecto del bloque del FpV en la Cámara de Diputados solicitando la intervención federal de los tres poderes del Estado jujeño.

Por eso ayer, en un intento por sintetizar la preocupación de la Casa Rosada, la ministra Malcorra reconoció que el caso "tiene un impacto internacional" y confió en que "debe resolverse cuanto antes".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario