Edición Impresa

Militares y policías bloquearon la Asamblea Nacional y le impidieron sesionar

Caracas - Militares y policías bloquearon ayer la opositora Asamblea Nacional cuando se disponía a repudiar una arremetida oficialista contra sus legisladores, tensando aún más la crisis venezolana. La sede del parlamento, único poder en manos de la oposición, amaneció tomada por la Guardia Nacional, policías y agentes del servicio de inteligencia (SEBIN), que impidieron la entrada de los diputados para sesionar, alegando la presencia de una supuesta bomba.

Los congresistas tenían previsto debatir el procesamiento de los diputados que apoyaron la fallida sublevación militar del 30 de abril contra el mandatario Nicolás Maduro, en plena pugna por el poder con el opositor Juan Guaidó, pero no pudieron sesionar. “Intentan secuestrar el Poder Legislativo mientras el dictador se atrinchera solo, en un palacio en el que no debe estar, sospechando de todos a su alrededor”, tuiteó Guaidó, jefe parlamentario reconocido como presidente interino por más de medio centenar de países. “Con la excusa de que hay un artefacto explosivo dentro de las instalaciones, hicieron una toma del Palacio Federal”, declaró la diputada Manuela Bolívar. La congresista denunció “una política para debilitar la Asamblea”, ente que fue anulado por una decisión judicial y sustituido en sus funciones por la oficialista Asamblea Constituyente.

Agencias AFP y ANSA

Operativo

Los últimos cuatro activistas estadounidenses que quedan en la Embajada de Venezuela en Washington esperaban ayer la entrada de la Policía al recinto. Desde hace 35 días, un grupo de personas ocupó la sede para “protegerla” con la anuencia del Gobierno de Maduro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario