Deportes

Millonaria disputa judicial pone en riesgo el inicio de la liga española

Estalló la guerra entre La Liga y la Real Federación Española de Fútbol por los derechos televisivos del fútbol. El torneo podría demorar su inicio, estipulado para el 17 de agosto.

A nueve días de su inicio, la Liga española está pendiente de la justicia por el litigio entre el campeonato y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por los partidos en viernes y lunes, con los millonarios derechos televisivos de fondo.

La pugna llegó este miércoles a un juzgado de lo mercantil en Madrid, cuyo titular tiene cinco días para decidir sobre si permite comenzar el campeonato con los horarios previstos, incluyendo jornadas en viernes y lunes.

La vista se produce después de que la jueza única de Competición, dependiente de la RFEF, decretara que no puede haber partidos de Liga en viernes y lunes, obligando a modificar los horarios de las tres primeras jornadas, las únicas que ya estaban fijadas.

LaLiga acudió a la justicia para solicitar una medida cautelar que paralice esta decisión de la juez de Competición y mantenga los horarios iniciales, que prevén el comienzo de la Liga para el viernes 16 de agosto, a la espera de que la justicia se pronuncie sobre quién puede decidir los horarios.

LaLiga insistió este miércoles ante el juez en que es su competencia fijar fechas y horarios del campeonato, mientras que la RFEF asegura que puede fijar los horarios pero no el día de disputa de las jornadas, que depende de la federación.

En el fondo laten los millonarios derechos televisivos, con LaLiga acusando este miércoles a la RFEF de introducir "una distorsión en el mercado".

Según esta misma entidad, que organiza el campeonato doméstico español, la RFEF estaría dispuesta a aceptar partidos fuera del fin de semana a cambio del "pago de 30 millones" de euros.

La Federación "es un competidor que con su posición de dominio interfiere en el proceso de comercialización" de esos derechos, denunció LaLiga, que insistió en que la modificación de los horarios puede llevar a incumplimientos de contratos ya firmados "con consecuencias imprevisibles".

La Federación, por su parte, recordó que el anterior convenio con la Liga que permitía partidos en viernes y lunes caducó en junio y en el actual no se contempla esa posibilidad.

Además añadió que ofreció mantener los viernes e ir reduciendo los lunes, al tiempo que apuntaba a cobrar "un 10% del valor que LaLiga obtenga por los lunes y los viernes".

El juez deberá ahora decidir si decreta la cautelar, con lo que la Liga empezaría el 16 de agosto o si no lo hace, lo que, en principio, debería llevar el inicio del campeonato al sábado 17.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario