Economía

Mini "boom" preelectoral en venta de autos por apuesta a la brecha del blue

En el sector estiman que fue una muestra de lo que puede pasar si se dispara el dólar informal. Dicen que con una brecha de más de 20% se consolidará el aumento de demanda.

“El cierre de la semana pasada fue inesperado. Vendimos autos como en los mejores tiempos”. Con estas palabras, el dueño de una concesionaria definió la sorpresiva situación del sector automotor. El motivo de este mini boom de demanda estuvo vinculado, como sucede todo lo que tenga que ver en la economía en la Argentina, con el “dios dólar”. “Desde el jueves pasado hasta el sábado, teníamos mucha gente en los salones. Fue algo extraño” explicaron.

La elección presidencial de por medio y la seguridad de que el lunes regiría una nuevo sistema de control de cambios, llevó a muchos consumidores a aprovechar las oportunidades. Concretamente, se apostó al resurgimiento del blue y muchos especularon con hacer esa diferencia.

“La gente buscó cerrar operaciones en pesos, teniendo en cuenta de que los 0 km –en su gran mayoría- se rigen por la cotización oficial, para pagar en esta semana vendiendo los billetes en el mercado informal (ilegal) y obtener una ganancia” explicaron en otra concesionaria. Esta conducta se evidenció tanto en los modelos de bajo precio como en las marcas de alta gama

La estrategia es simple. Un modelo de una valor de $1 millón, equivalía a unos u$s16.000 oficiales, la semana pasada, con una cotización de $64. Sin embargo, vendiendo los billetes en el blue, que el lunes se conseguía $74 por cada dólar, significaba desembolsar sólo u$s13.500. El comprador – con ahorros en dólares – compraba el vehículo y que quedaba con u$s2.500 en el bolsillo. Es cierto que ayer, el cambio informal tuvo una baja pero se la atribuye a la masiva dolarización de ahorros y de liquidez que se produjo en los últimos días. “Por lo que escuchamos de la gente que vino a comprar, pasaron a dólar hasta los pesos que tenían en las cuentas para el manejo diario por lo que no deben haber quedados muchos pesos para presionar la demanda verde. Muchos deben haber tenido que salir a vender dólares para vivir. Creemos que con el correr de las semanas la brecha va a crecer” detallaron.

Esta “bicicleta” incipiente, hizo recordar a lo que sucedió en 2013, en el gobierno kirchnerista, cuando se registró el récord histórico de ventas en el sector, como consecuencia de una brecha en el tipo de cambio oficial y el “negro” de hasta 70%. Los empresarios de esta industria se ilusionan con un posible remake de aquella época. De todas maneras, se está lejos (por ahora).

Según fuentes con mucha experiencia en este negocio, para que la demanda sea significativa, la brecha entre las dos cotizaciones debe ser de 20% o más. Esto quiere decir que, con una ganancia mayor a ese porcentaje, aparecerán compradores de 0 km que no tienen en sus planes cambiar el auto. Por debajo de esa brecha, será un incentivo para quienes tienen en mente una renovación de su vehículo. “Pueden aparecer algunos oportunistas pero, por el momento, acelerará alguna decisión de compra prevista para más adelante. No mucho más” señalaron en una concesionaria.

A esto hay que sumarle que existen muchas bonificaciones. Esto no sólo sucede en los segmentos más económicos sino también en los premium o tope de gama que hoy se consiguen por valores, en dólares, muy por debajo de los precios de lista y niveles de otros años. Este sector también espera una recuperación. Por ejemplo, un Mercedes-Benz Clase A 200 tuvo históricamente un valor de alrededor de u$s43.000 pero se consigue por u$s39.000. Teniendo en cuenta que se paga en pesos al dólar oficial, se necesitan unos u$s33.730 billetes blue en base a la cotización del lunes que alcanzó un pico.

Hay que tener en cuenta – en los segmentos más accesibles - que muchos modelos todavía se están vendiendo con un dólar menor al oficial ya que no se logró recomponer todo el impacto de la devaluación. Esto hace que muchos compradores se adelanten a futuros aumentos de precios. Esto también explica lo sucedido la semana pasada. Es probable que en noviembre haya otro fuerte ajuste de las listas de precios. En parte, por esta necesidad de recomponer márgenes pero también por el fantasma de controles de precios que sobrevuela en el sector. Los anuncios del presidente electo, Alberto Fernández, de buscar un pacto social hace suponer a los empresarios del sector que el sector automotor puede quedar incluido. Es por eso que, antes del cambio de Gobierno, las terminales busquen hacer un colchón para sobrevivir el período que rija el “congelamiento”.

“No sabemos qué va a pasar. Lo lógico es que se apunte a los productos de primera necesidad pero no podemos quedarnos dormidos por si el acuerdo es para todos los sectores” reconoció un directivo.

Otro dato para tener en cuenta es que, si se produce una demanda adicional, pueden empezar a faltar algunos modelos, especialmente de importados. Esto se debe a que por el derrumbe de las ventas se dejaron hacer pedidos en el exterior. Reactivar el ciclo, lleva no menos de 5 meses. Por ese motivo, el faltante se puede producir en los vehículos más demandados.

Con estos números, en el sector creen que el cierre de patentamiento de octubre puede ser mejor al esperado. Se pensaba en 28.000 unidades pero no se descarta que se llegue a los 31.000.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario