Edición Impresa

Minué lógico en el FMI y un llamado esperado desde hace una semana

• EN BUENOS AIRES SE ANALIZA DATO CLAVE PARA FRENAR TARIFAS EN SENADO
Se espera que Mauricio Macri se comunique hoy con Donald Trump. En el FMI, el board trata el pedido argentino. Ministro viajará cuando lo llamen.

El Gobierno confirmó ayer que Mauricio Macri y Donald Trump hablarán por teléfono hoy a las 10. Para el macrismo, ese llamado forma parte de una red de apoyos en el exterior que se fue tejiendo con bastante profesionalismo durante la semana pasada. EE.UU., China, Francia, los Países Bajos, España, Brasil, Chile, Japón, México y Francia integran la lista de países que mandaron señales de apoyo al país y que la Cancillería pudo mostrar el viernes pasado. Para buena parte del mercado y de los economistas locales, esa llamada se esta haciendo con una semana de retraso. Consideran que el gobierno primero debió utilizar esa carta privilegiada que tiene, que es la relación entre Macri y Trump, para cerrar un acuerdo con el Tesoro de los Estados Unidos que garatizara un swap de monedas (como ya se hizo en otras ocasiones incluso con China) y recién después de eso pensar en un viaje al FMI.

Son variantes, ninguna de ellas garantiza que sea la verdad, que alimentaron los comentarios del fin de semana. Una realidad es incontrastable en esto: la comunicación entre ambos presidentes será clave para la situación de Argentina en los próximos días.

El board del FMI analizará desde mañana el pedido de asistencia argentino. Recién allí comenzarán las negociaciones por un acuerdo con el organismo. Imposible entonces que se sepa cuales son los condicionamientos, resultados o montos por ahora. Cuando se abra esa instancia viajarán a Washington Ariel Sigal, Guido Sandleris y Sebastián Galiani. Dujovne irá a EE.UU. sólo para cerrar el acuerdo, lo que deberá esperar un par de semana.

El ministerio de Economía esta enojado (y con cierta razón) por los errores e interpretaciones poco profesionales que se vienen haciendo en la prensa sobre las chances técnicas de un acuerdo con el FMI. Es cierto eso y también lo es que el gobierno debería explicar mejor muchas cosas que el público en general no entiende. En economía lo que no se comprende da miedo; debería saberlo la comunicación oficial. Por ejemplo, faltaron explicaciones en el gobierno sobre como esta conformado el vencimiento de Lebac de mañana, es decir cuanto tienen los bancos y deben renovar, cuanto en poder de organismos y bancos públicos. Dejó el macrismo que todo el fin de semana se hable a veces sin datos serios sobe el "monstruo" que significa el vencimiento de $ 680.000 millones de Lebac, algo que el mercado cree que se puede solucionar (Ver nota página 3), aunque persistan problemas mas serios.

En el Congreso, al mismo tiempo, hay movimientos sobre el debate en el Senado de la ley que quiere frenar la suba de tarifas que deben seguirse de cerca. El oficialismo sueña con poder evitarle a Macri un veto, si en esa cámara se convierte en ley lo que ya votó Diputados. Tienen, de la mano del radical Mario Negri, una nueva arma que mañana se discutirá en la reunión de gabinete. El gobierno ya sabe que si se convierte en ley lo votado en Diputados, el costo fiscal de retrotraer tarifas a noviembre del año pasado será para el 2018 de $ 75.000 millones y para el 2019 de $ 90.000 millones. Una parte de eso deberán devolverlo a los consumidores la distribuidoras de energía en las provincias. Algunas inclusive pueden ir a la quiebra por eso. Un dolor de cabeza que no todos los gobernadores tienen en cuenta y que puede influir en la votación del Senado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario