Municipios

Molina apela a maniobra electoral

El intendente exhibe los números de las PASO sin mostrar el total recolectado por el Frente de Todos. Perdió por más de 20 puntos.

No es novedad. En Quilmes, los resultados de las PASO fueron categóricos. Sin embargo, desde el municipio iniciaron una campaña con el fin de instalar la idea de que Martiniano Molina fue el ganador de la elección. Los números son claros. Según el escrutinio definitivo, el actual intendente sumó nueve mil votos y alcanzó los 113 mil (33 por ciento). Un escenario que lo pone 12 mil votos por encima de Mayra Mendoza, la candidata del Frente de Todos, que cosechó el apoyo de 101 mil personas (29,6 por ciento).

Hasta ahí, las cuentas son claras. El problema de comunicación del municipio aparece a la hora de no dar a conocer los 85 mil votos (27 por ciento) que sumaron el resto de los candidatos del Frente de Todos. Matías Festucca, el aspirante del PJ que se ubicó segundo en la interna de seis, afirmó hace días durante un acto en el que estuvieron todos los precandidatos que “es muy importante para nosotros, porque durante mucho tiempo nos dijeron que después de una interna terminamos desunidos, peleados, desangrados; pero ante todo somos compañeros (…) Hemos demostrado que el proyecto colectivo prima por sobre el proyecto individual”.

La unidad es clara. Lo que llama la atención es cómo desde el municipio se intenta mostrar al intendente ganador cuando la totalidad de la lista del Frente de Todos lo superó por 70 mil votos, más de un 21 por ciento. “Eso no es una estrategia convincente. La derrota de Martiniano fue una de las pocas que, internamente, sabíamos que iba a darse. Entiendo que es muy difícil seguir gobernando cuatro meses a sabiendas de que te vas y que no la podés dar vuelta, pero desde que asumió se dieron una cadena de situaciones que lo llevaron a esta actualidad”, sostiene un referente de la Coalición Cívica.

Para colmo, Molina ya le dio vía libre al acuerdo por un bono de 5 mil pesos en favor de los trabajadores municipales, una acción que no cayó bien en la Provincia. “El de Martiniano no es el único caso. Me parece que antes de generar un acuerdo habría que ver qué decisión toma María Eugenia ya que ella es la que está al frente en la Provincia. No es bueno que los intendentes marquen un número”, aseguran desde las cercanías de Vidal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario