Información General

Momentos de pánico por intento de robo en el shopping de Devoto

Dos guardavalores y otro hombre de seguridad privada resultaron heridos anoche al ser atacados a tiros por delincuentes que intentaron robar en el Devoto Shopping, quienes minutos antes arrojaron una "bomba de gas mostaza" en el hospital Zubizarreta para distraer a la Policía.

Según se informó, todo comenzó después de las 23.30 del viernes cuando un camión de caudales de la empresa Brinkïs se encontraba en las instalaciones del Devoto Shopping, situado en Varela y Quevedo, donde se disponían al retiro del dinero de la recaudación de varios locales y fueron sorprendidos por una banda de delincuentes armados.

Tras el atraco, dos guardavalores y un hombre de seguridad del shopping se tirotearon con el grupo de delincuentes que portaban ametralladoras y armas largas que tras los balazos ingresaron a las corridas al lugar con intensión de robar las sacas de los valores que realizaban el retiro con todas las noches, agregan las fuentes.

Debido al enfrentamiento, dos guardavalores resultaron con heridas de bala leves en piernas y brazos, mientras que un custodio del centro comercial también fue herido de un balazo en una pierna.

Todos están bien y fuera de peligro, dijeron fuentes de la comisaría interviniente.

"Los heridos se encuentran internados fuera de peligro en los hospitales Español y Vélez Sarsfield donde fueron hospitalizados tras las heridas", añadieron la fuentes.

Después del enfrentamiento, se pudo conocer que los mismos delincuentes minutos antes habían arrojado una bomba de gas mostaza en el hospital Zubizarreta con el objetivo de distraer a la Policía de modo que acudieran al centro de salud para poder robar distrayendo a la Policía, dijo otro investigador.

Según relató un testigo que se encontraba cenando en el patio de comidas, al canal, "se escucharon una serie de tiros fuertes y la gente que comenzaba a correr desde otros lugares para donde estaba yo. Se produjo un caos y pude saber que intentaban robar en el shopping.

"Nos empezamos a tirar al piso y nadie sabía porqué, sólo escuchamos tiros y corridas. Después que pasó todo, que fue muy rápido, salimos y vimos muchos policías en la puerta con armas y chalecos que buscaban por todo el edificio a los delincuentes".

El hecho es investigado por la comisaría 45 y la fiscalía 22 a cargo de Eduardo Cubria y la secretaría de Silvia Cejas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario