Edición Impresa

Moni quiere financiar consumos de 45 M de tarjetas de débito

• LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL DEL SISTEMA FINANCIERO
La fintech lanzó una línea de créditos de acceso inmediato. El cliente recibe la plata en su cuenta y compra con débito en un pago.

El mercado de las fintech no deja de generar novedades que van modificando el mercado financiero de manera acelerada. La fórmula básica del préstamo on line ya dejó lugar a otros productos más sofisticados bajo el concepto de "servicios crediticios", que combinan las ventajas de la operación 100% digital con el acceso a financiamiento inmediato para sectores que no son objeto de crédito en la banca tradicional.

Ahora, la fintech Moni lanzó un nuevo producto por el cual los titulares de 45 millones de tarjetas de débito emitidas en todo el país tendrán la opción de comprar en cuotas, transformando de hecho ese plástico en una tarjeta de crédito.

La clave pasa por permitir que a través de unos pocos pasos, los clientes pueden acceder desde su teléfono celular a un préstamo de otorgamiento inmediato y acreditación instantánea en su cuenta de ahorro. Eso les permitirá a los compradores pagar al comercio al contado con la tarjeta de débito, pero en realidad lo estarán haciendo con el dinero acreditado por Moni en su caja de ahorro. Ese lo devolverá luego en los plazos y tasas que haya acordado con la fintech.

Juan Pablo Bruzzo, CEO de Moni, en diálogo con Ámbito Financiero, explicó la lógica del nuevo producto: "Buscamos llegar a un sector claramente sub bancarizado utilizando la estructura de pagos que ya existe en el país, que son las redes de comercio que aceptan tarjetas de débito y también la cantidad de plásticos emitidos, que suman 45 millones según los últimos datos del Banco Central".

Y añadió: "Hay clientes del sistema bancario tradicional que utilizan su cuenta de ahorro sólo para cobrar sus sueldos y retirarlos en forma inmediata. Y no hacen pagos ni transferencias. Hay otros que acceden a préstamos en el sistema informal y existe otra gran mayoría de personas que si bien está bancarizada no son sujeto de crédito según los parámetros de análisis crediticio convencional. Esto hace que cerca del 70% de los argentinos adultos no cuente hoy con una tarjeta de crédito".

Bruzzo destacó que "tenemos acuerdos con dos bancos que nos permiten hacer transferencias las 24 horas los siete días de la semana, lo que nos permite enviar el dinero al instante sin estar sujetos al horario bancario. Así, alguien que quiere comprar un producto que cuesta $2.000 y no tiene esa cantidad en su cuenta, pide un crédito instantáneo a Moni. Paga el total al comercio pero puede devolverlo a Moni en los plazos que elija".

También recordó que como antecedente de este nuevo servicio, venían operando con algunos clientes que hacían compran on line sin tener tarjeta de crédito. "Ellos pagaban a través de las redes como Pago Fácil o Rapipago. Recibían un código de barras para pagar. Y ellos lo escaneaban y lo pagaban a través de un crédito de Moni porque no tenían el efectivo suficiente. Lo que lanzamos ahora es una ampliación de esta idea, para pasar de las operaciones on line al off line, es decir en comercios físicos. Será algo mucho más masivo porque los potenciales clientes son los titulares de 45 millones de tarjetas de débito".

El CEO de Moni remarcó además que los clientes "además de poder comprar con débito aunque no tuvieran saldo en su cuenta, podrán acceder a descuentos y promociones del banco emisor de la tarjeta". La firma, fundada por el fallecido banquero Alejandro Estrada, se dedica a la oferta de créditos, pago de servicios y pagos de compras a través de su plataforma digital en Argentina y México, donde lleva otorgados más de 600.000 créditos.

Bruzzo cree que el potencial del mercado de crédito en Argentina es muy amplio, más allá de la crisis coyuntural que lo afecta. Estos son sus propios cálculos: "El total de préstamos al sector privado en Argentina representaba apenas el 14,3% del PBI en 2017. Esta baja participación, comparada con la media del 44,9% de América Latina y el Caribe o el 94,6% de la Unión Europea que revelan las estadísticas del Banco Mundial, habla a las claras del potencial de desarrollo que tiene el sector y a la vez de la deuda pendiente en términos de inclusión financiera que tenemos como país".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario