Edición Impresa

Moody’s: luz roja para cuentas de provincias en próximos años

En un estudio, la firma con sede en los Estados Unidos advirtió sobre las dificultades fiscales que enfrentarán los gobernadores a causa de la inflación, los mayores costos laborales, los servicios de deuda y las campañas electorales que se vienen.

La agencia calificadora de riesgo Moody's alertó sobre las dificultades fiscales que tendrán las provincias en los próximos dos años a causa de los mayores costos laborales por inflación y el pago de servicios de deuda contraída en el último tiempo.

Así, la firma con casa central en Nueva York aporta a la discusión que se está dando entre los gobernadores (principalmente peronistas) y el Gobierno nacional sobre la necesidad de rever las metas del Pacto Fiscal por la menor recaudación que prevén las provincias si disminuyen impuestos locales como Ingresos Brutos, en un contexto signado por un recorte de envíos discrecionales tras el acuerdo con el FMI y una previsible caída del consumo.

Para Moody's, las provincias "experimentarán disparidades sostenidas en su desempeño económico en los próximos dos años, a pesar de la aprobación de una nueva y más rigurosa ley de responsabilidad fiscal en 2018".

La agencia destaca una serie de puntos que generarán a las provincias erogaciones que pondrán presión sobre las cuentas: mayores costos salariales debido a la inflación y mayores cargas de deuda tras haber aumentado su exposición a los mercados de capitales en los últimos dos años, "ya que los bonos tienen tasas de interés más altas que los créditos del Gobierno federal". Al mismo tiempo Moody's consideró que la Casa Rosada debe "hacer cumplir la nueva ley de una forma más creíble y consistente durante los próximos tres a cinco años".

Esto va en línea con las declaraciones de funcionarios del presidente Mauricio Macri de mantener los lineamientos del Pacto Fiscal firmado por todas las provincias a excepción de San Luis del peronista Alberto Rodríguez Saá (luego se bajó La Pampa, del también justicialista Carlos Verna).

En este sentido, ayer el jefe de Gabinete Marcos Peña declaró que el consenso es clave para "seguir fortaleciendo la confianza hacia adentro y hacia afuera". También resaltó que para la clase media y el sector productivo "resulta sustancial" lograr una mayor baja de impuestos porque "es un reclamo necesario y genuino de los argentinos", que además activará los mecanismos para generar "más empleo" mediante un mayor nivel de inversión. Es decir, no hay guiño a los gobernadores que piden detener la baja gradual de Ingresos Brutos hasta llegar al 0% en 2022 -uno entre los tantos puntos del Pacto-.

Sobre este párrafo, el informe de Moody's advierte que "es probable" que la nueva ley sea más rigurosa y se aplique con más eficacia, "ya que está diseñada para ser más estricta que la ley anterior aprobada en 2004". "Las secciones más relevantes de la nueva ley se relacionan con el control de los gastos corrientes. A su vez, la aplicación de la ley será esencial para apoyar los esfuerzos de consolidación fiscal de Argentina", afirmó el estudio de la calificadora de riesgos.

En el trabajo de Moody's también ingresa el factor electoral de 2019. A la inflación, servicios de deuda y costo laboral, observa que "las presiones sobre el gasto de cara a las elecciones generales de 2019 pueden dificultar que las provincias cumplan con la nueva ley".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario