Mundo

Moreno reemplazó a los jefes militares para superar la crisis en Ecuador

En las principales ciudades del país retrotrajo los precios de los combustibles y se normalizó su suministro. La Fiscalía allanó una sede del partido de Rafael Correa en el marco de la investigación por incidentes.

Quito - El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, cambió ayer la cúpula militar del país como consecuencia de las denuncias por la desmedida represión de las protestas contra el ajuste pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en un nuevo paso para normalizar el país luego de dejar sin efecto la quita de subsidios al combustible.

El Ministerio de Defensa informó en un comunicado que Moreno designó al general de división Luis Lara como jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, en sustitución de Roque Moreira, y al general de brigada Luis Altamirano como comandante general del Ejército, que relevará a Javier Pérez.

“El Gobierno agradeció los servicios prestados a la nación por ambos, quienes cumplieron con profesionalismo tan altas funciones dentro de la institución militar”, indicó la nota oficial.

Los decretos emitidos por Moreno para cesar a Moreira y Pérez y nombrar a sus sucesores no especifican las causas si bien estos cambios se producen justo después de que los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes en las protestas contra el Gobierno.

La Defensoría del Pueblo denunció en un informe referido a los hechos ocurridos entre el 3 y el 6 de octubre con el estado de excepción vigente que en esos días Ecuador había experimentado el “contexto de represión” de “mayor intensidad” en los últimos años. Las protestas dejaron un saldo de ocho muertos y 1.340 detenidos. Sin embargo, la ministra de Interior, María Paula Romo, fijó en seis los fallecidos y 1.330 los arrestados.

La Fiscalía registró ayer una sede del partido político del expresidente Rafael Correa, Revolución Ciudadana, en el marco de sus investigaciones sobre la violencia desatada en las protestas por las que se detuvo, el lunes a Pola Pabón, la prefecta (gobernadora) de Pichincha.

En tanto, y como consecuencia del acuerdo entre Moreno y el movimiento indígena, los precios de los combustibles bajaron ayer. Habían subido hasta 123% por la quita del subsidio estatal, una medida acordada con el FMI y que desencadenó las manifestaciones. También quedaron anuladas las alzas de hasta un 40% en las tarifas del transporte público como consecuencia de la baja de las naftas.

Con la disposición del presidente, el precio del galón americano de diésel bajó de 2,30 a 1,03 dólares y el de nafta común de 2,40 a 1,85 dólares, y comenzó a normalizarse el suministro en las estaciones de servicio de Quito y otras ciudades.

Ante las fuertes protestas, que incluyeron el bloqueo de rutas, las autoridades suspendieron las clases, que también fueron reanudadas ayer tras el fin de los enfrentamientos.

Más de dos millones de estudiantes retornaron a las aulas a nivel nacional una vez que el “país recobra rápidamente la calma”, según dijo Moreno el lunes en Guayaquil, desde donde todavía despacha luego de que trasladara allí la sede de Gobierno por la movilización de miles de indígenas hacia la capital para protestar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario