Edición Impresa

Moyano altera el proceso de reunificación del peronismo

Pablo Moyano, vicepresidente del PJ bonaerense, se mostró ayer con el secretario general de CTERA, el gremio más enfrentado a la administración Vidal. Apoyo al kirchnerismo limita política de alianzas.

El PJ de la provincia de Buenos Aires se reunirá el martes de la semana que viene, un día antes de la protesta convocada por Hugo Moyano contra la política económica de Mauricio Macri. Si bien el peronismo tiene previsto adherir a las consignas de la marcha, todavía ningún intendente de la provincia de Buenos Aires confirmó su asistencia a la movilización que organizan Hugo y Pablo Moyano, el vicepresidente del partido en territorio bonaerense.

El expediente Moyano quema dentro del peronismo y en medio de la catarata de deserciones de jefes sindicales a la marcha que empezó con el triunviro Héctor Daer y continuó con Carlos Acuña, longa manu de Luis Barrionuevo en la central gremial, por ahora ningún jefe comunal salió a explicitar su adhesión a la jornada de protesta. Sin embargo, se descuenta que en la reunión del Consejo provincial del próximo martes haya un "apoyo explícito" a las consignas de la protesta, más teniendo en cuenta que Pablo Moyano es el actual vicepresidente segundo del PJ bonaerense.

El frío político con Moyano aumentó desde que el camionero se puso a disposición de Cristina de Kirchner para tomar un café y evaluar una eventual coalición política como la que tuvo con el Frente para la Victoria en tiempos de Néstor Kirchner. Con la llegada de Cristina a la presidencia el vínculo cambió y Moyano terminó renunciando a su puesto en el PJ. que ahora presiden Gustavo Menéndez y Fernando Gray. Moyano y sus seguidores también estuvieron ausentes en la cumbre de reunificación que organizó Alberto Fernández la semana pasada en la UMET con la presencia del neokirchnerismo y del randazzismo y el massismo residual.

Si bien Sergio Massa no avaló la participación del Frente Renovador en ese encuentro panperonista, algunos dirigentes del massismo, como Felipe Solá y Daniel Arroyo, se rebelaron y asistieron a debatir con Agustín Rossi, Daniel Filmus y Alberto Rodríguez Saá, entre otros. Sin embargo, para reforzar el perfil opositor, los intendentes del FR anunciaron que otorgarán en sus distritos un aumento salarial de entre 15% y 20% con cláusula "gatillo". El actual intendente de Tigre, Julio Zamora, expresó al respecto que "los trabajadores necesitan tener la seguridad de que una suba de la inflación superior a la establecida no va a atentar contra sus salarios y su capacidad de compra. Desde el Municipio de Tigre vamos a garantizar mediante esta medida que los empleados no se vean perjudicados por las alteraciones de la inflación".

Ayer, Pablo Moyano afirmó que la marcha prevista para el 21 de febrero será "multitudinaria", ya que "sobrepasó la pelea de los camioneros" y le pidió al Gobierno nacional que "escuche el reclamo de los trabajadores". "El 21 hay que salir a la calle y demostrar que no vamos a abandonar la lucha", sostuvo Moyano, en la firma de un convenio de cooperación con un comedor infantil donde se mostró junto al titular de UTE-Ctera, Eduardo López.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario