Bolivia: Áñez critica a la CIDH por "defender los derechos humanos de algunos"

Mundo

El gobierno de facto cuestionó a la Comisión por denunciar delitos desde el golpe de Estado a Evo Morales, mientars calló durante la presidencia del líder izquierdista.

El gobierno boliviano, blanco de críticas nuevamente por parte de México, expresó este miércoles su "preocupación" y "asombro" por el rol que cumple la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el país y puso en duda su imparcialidad en lo que respecta a la investigación por la violación de derechos de exfuncionarios y militantes del MAS.

"Estoy absolutamente asombrado que solamente hayan derechos humanos y CIDH para unos y no hayan para el resto de los bolivianos", afirmó el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

Murillo, designado por la presidenta de facto Jeanine Áñez, aseguró que el trabajo que realiza la CIDH "es altamente preocupante" al haberse pronunciado de manera expedita sobre varios casos durante el ejecutivo que comenzó el 13 de noviembre tras el golpe de Estado a Evo Morales, frente al casi silencio, criticó, en los 14 años de gestión del izquierdista.

El ministro enumeró los presuntos casos de violaciones de derechos humanos que no fueron considerados por la Comisión, como la represión policial a indígenas amazónicos en 2011 o los enfrentamientos durante la aprobación de la nueva Constitución en 2007.

También mencionó la situación de varios medios de prensa, atosigados por el gobierno por ser considerados opositores, o el caso del senador de derecha Roger Pinto, quien estuvo 15 meses en la embajada brasileña en La Paz, desde el 2012, en un frustrado trámite de asilo.

El gobierno de Áñez tuvo roces con la CIDH, por posiciones de la institución en varios temas, tras llegar al poder.

Jeanine Añez Chavez on Twitter

La Comisión Interamericana cuestionó un decreto del gobierno de facto que otorgaba inmunidad a los militares en la represión a protestas durante los conflictos sociales en noviembre, reclamó garantías para la libertad de expresión y emitió un informe desfavorable por el uso de la fuerza por parte de policías y militares, durante las revueltas de octubre y noviembre en las que murieron 35 personas.

En tanto, el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador denunció este miércoles un "fuerte operativo" en las inmediaciones de la residencia diplomática en La Paz, donde están asilados desde hace casi dos meses funcionarios del gobierno de Morales, entre ellos tres ministros acusados de "terrorismo".

EmbdeMéxicoenBolivia on Twitter

"Fuerte operativo en los alrededores de la Residencia de México", tuiteó la legación diplomática, que incluyó un video casero del desplazamiento de policías y agentes de civil en un cerro aledaño.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario