Brasil: la policía mató a uno de los asesinos de la concejal Marielle Franco

Mundo

Se trata de un expolicía, que dirigía una milicia paramilitar en Río de Janeiro.

El presunto jefe de una milicia paramilitar de Río de Janeiro, sospechado de haber orquestado el asesinato de la concejal y activista Marielle Franco murió este domingo a manos de la policía en el estado de Bahía, anunciaron las autoridades locales.

Adriano Magalhães da Nobrega, fugitivo desde hace más de un año, "fue localizado por la policía en la zona rural de la ciudad de Esplanada", unos 170 km al norte de Salvador, la capital de Bahía, dijo la Secretaría de Seguridad de este estado del nordeste de Brasil en un comunicado de prensa.

"En el momento de su arresto disparó contra los oficiales y resultó herido en el tiroteo. Fue llevado a un hospital pero murió como consecuencia de sus heridas", agregó, señalando que cuatro armas fueron encontradas en la casa donde el sospechoso se escondió.

Franco, que era concejal de la ciudad de Río, fue asesinada a la edad de 39 años en marzo de 2018, cuando su auto fue acribillado a balazos en el centro de la ciudad.

Lesbiana, nacida en una favela, militante del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), denunciaba habitualmente las atrocidades de las milicias paramilitares que propagaban el terror en distritos de Río.

Dos sospechosos del crimen fueron detenidos, ambos expolicías militares: Ronnie Lessa, de 48 años, presunto francotirador, y Elcio de Queiroz, de 46 años, acusado de haber conducido el vehículo que persiguió al de Franco.

Los investigadores aún no han identificado a quienes encargaron el asesinato, pero la principal sospecha se relaciona con la "Oficina del Crimen" (Escritorio do crime), una poderosa milicia paramilitar presuntamente liderada por Adriano Magalhães da Nobrega.

Excapitán de Bope, batallón de élite de la policía militar de Río, Magalhães recibió en 2005 la medalla Tiradentes, la condecoración más alta del estado de Río, por iniciativa del exdiputado y actual senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro.

A menudo formadas por expolicías, las milicias aparecieron por primera vez en Río hace unos 20 años supuestamente para combatir a los narcotraficantes en las favelas. Sin embargo, estas organizaciones paramilitares terminaron haciendo reinar el terror en esos distritos populares.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario