China bloquea el ingreso de extranjeros para evitar un rebrote de coronavirus

Mundo

También reducirá de forma drástica el arribo de vuelos internacionales. La pandemia de coronavirus dejó 3.287 muertos en el país.

China negará la entrada a la mayoría de extranjeros, incluidos aquellos que ya tengan visado o permiso de residencia, para evitar cualquier rebrote del coronavirus, informó este jueves el Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

China, de donde surgió el coronavirus COVID-19 en diciembre pasado, reducirá igualmente de forma drástica la llegada de vuelos internacionales.

"La suspensión es una medida temporal que nos vemos obligados a tomar ante la situación de rebrote" informó el ministerio en un comunicado, en el que detalló que la medida entrará en vigor la medianoche del sábado.

China no detectó nuevos casos de coronavirus por transmisión local, oficialmente, durante dos días. Pero los casos provenientes de gente que regresa del exterior aumentaron, hasta totalizar 500.

Prorrogar los cierres de escuelas y lugares de trabajo en el epicentro de la pandemia del coronavirus en China podría retrasar una segunda ola de infecciones, dijeron el jueves investigadores, instando al resto del mundo a tomar nota.

Luego de que adoptó medidas de contención mayormente exitosas y el epicentro de la crisis sanitaria se trasladó a Europa, China flexibilizó una cuarentena de dos meses en la ciudad de Wuhan, donde se cree que el coronavirus pasó de animales silvestres a las personas.

Un estudio en la revista The Lancet Public Health, sin embargo, sugirió que una cuarentena continua en Wuhan hasta abril aplazaría una segunda ola de COVID-19 y daría a los servicios sanitarios más tiempo para recuperarse y expandirse, lo que potencialmente salvaría más vidas.

"La ciudad ahora necesitar ser realmente cuidadosa para evitar levantar prematuramente las medidas de distanciamiento físico, debido a que eso podría llevar a un pico anticipado de casos de la segunda ola", dijo Kiesha Prem, especialista de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), quien colideró el estudio.

El estudio utilizó modelos matemáticos para simular extender o flexibilizar los cierres de escuelas y lugares de trabajo en Wuhan, una ciudad de 11 millones de personas cuyo nombre se ha vuelto sinónimo de coronavirus para gran parte del mundo.

Al levantar las medidas de control ahora, una segunda ola de infecciones podría ocurrir a fines de agosto, sugirieron los análisis. Pero mantener las cuarentenas hasta abril posiblemente retrasaría el pico hasta octubre, dando a los trabajadores de la salud una oportunidad para reagruparse.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario