Coronavirus: registran 70 muertos más en China y la cifra total alcanzó los 560

Mundo

El gobierno chino incrementó las restricciones para intentar controlar la epidemia de neumonía viral. Hong Kong informó su primer muerte el martes.

La cuarentena y las restricciones se incrementaron este miércoles en China y en el mundo para tratar de controlar la epidemia de neumonía viral que ya ha dejado al menos 560 muertos se ha extendido por una veintena de países.

Las autoridades de Wuhan, epicentro de la epidemia, anunciaron 2.987 nuevos casos, con lo que son ya más de 27.000 los contagiados por el virus.

Tras la cuarentena en toda la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei (centro), que afecta a unos 56 millones de personas, un número creciente de ciudades del este de China están imponiendo restricciones a los desplazamientos a decenas de millones de personas más.

En Wuhan las autoridades reconocieron una "severa" falta de camas, "equipo y material" y que los médicos están desbordados.

La OMS pidió el miércoles 675 millones de dólares a la comunidad internacional y anunció el envío a 24 países de 500.000 mascarillas y 350.000 pares de guantes, así como 250.000 kits de detección del virus a más de 70 laboratorios del mundo entero.

La fundación Bill y Melinda Gates se comprometió este miércoles a invertir 100 millones de dólares en la lucha contra el nuevo coronavirus, de los que 60 millones se consagrarán a la búsqueda de una vacuna, tratamientos y útiles de diagnóstico.

Al menos 560 personas han muerto por el virus 2019-nCoV en China continental (sin contar Hong Kong y Macao), la mayoría en Hubei, según el último balance oficial.

Más de 24.000 casos se han confirmado en el país, entre ellos, un bebé de un día, según la prensa estatal china.

Cerca de 200 casos se han confirmado fuera de China continental en una veintena de países y los territorios autónomos chinos, entre ellos Hong Kong, que registró el martes su primer muerto.

En Estados Unidos se identificó un nuevo caso en el Estado de Wisconsin de un adulto que había esado en Pekín.

Dos aviones militares brasileños partieron para repatriar a brasileños de Wuhan, y otros dos aviones estadounidenses repatriaron a nacionales del gigante chino y otros dos aparatos lo harán el viernes.

En Japón, 3.700 personas de decenas de nacionalidades quedaron en cuarentena 14 días en un crucero tras descubrir que diez personas habían dado positivo al virus. Y en Hong Kong, los 1.800 pasajeros de otros crucero estaban retenidos.

Las autoridades hongkonesas cerraron la práctica totalidad de pasos fronterizos con el resto del país e impondrán a partir del sábado una cuarentena de dos semanas a todos los visitantes provenientes de China.

Las compañías estadounidense United y American Airlines anunciaron el miércoles la suspensión de los vuelos a Hong Kong tras haber cesado los de China continental, e Indonesia interrumpió los vuelos con China, bloqueando a miles de turistas chinos en Bali.

En China, donde las medidas de confinamiento se intensifican, varias urbes de la provincia de Zhejiang (este) a varias centenas de kilómetros de Wuhan, decretaron nuevas restricciones a los desplazamientos.

En Hangzhou, una metrópolis tecnológica y turística, a unos 150 km al suroeste de Shanghái, que ha registrado unos 200 casos, cortes de calles impedían el paso a la sede del gigante de comercio en linea Alibaba, y la ciudad solo se autoriza la salida de una persona por vivienda cada dos días para avituallarse.

"¡Por favor no salgan!, ¡no salgan!, ¡no salgan!", lanzaba en Hangzhou un altavoz que instaba a usar mascarillas, lavarse las manos regularmente e informar de cualquier persona de Hubei, ante el temor de que infecten a otros.

En Zhumadian, Henan, provincia limítrofe con Hubei, solo puede salir a la calle una persona por vivienda cada cinco días y se han prometido compensaciones económicas a aquellos que denuncien a las personas procedentes de Hubei.

"Debemos adoptar medidas drásticas para combatir y eliminar todos los tipos de acciones perturbadoras realizadas por fuerzas hostiles", dijo el miércoles el ministerio de Seguridad Pública.

Ante las fuertes críticas por la gestión de la crisis, el gobierno reconoció "fallos".

Wuhan, cuyo sistema de salud está desbordado, recibió el martes sus primeros enfermos en un nuevo hospital construido en diez días y que cuenta con 1.000 camas.

Otro hospital de este tipo abrirá pronto sus puertas, mientas que otros ocho edificios estaban siendo transformados para recibir a enfermos.

Paralizada por las restricciones y el práctico aislamiento del mundo, la economía china podría sufrir las consecuencias durante mucho tiempo. Las vacaciones por el Nuevo Año se han extendido hasta el fin de semana en varias provincias y las fábricas permanecerán cerradas al menos hasta el 9 de febrero.

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, aseguró el miércoles que la propagación del nuevo virus chino agrega una "nueva dosis de incertidumbre" al crecimiento económico.

El fabricante de aviones europeo, Airbus, anunció el miércoles que su cadena de ensamblaje del A320 en Tianjin, cerca de Pekín, seguirá cerrada por tiempo indeterminado.

Ante el avance de la epidemia, los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán del 24 de julio al 9 de agosto, dijeron estar "extremadamente preocupados".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario